Una enfermera con la vacuna contra la Covid-19 en Palencia. / JCYL / ARCHIVO

Buen ritmo en Castilla y León

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, anunció que se prevé incrementar el ritmo de vacunación en la Comunidad después de que el Gobierno haya garantizado el reparto de otra remesa que garantice la segunda dosis, al tiempo que ha reclamado al Ejecutivo más agilidad en el suministro de las vacunas.

El presidente defendió que la Comunidad vacuna “a buen ritmo”, lo que la sitúa en la segunda autonomía con más volumen de dosis suministradas. Mañueco volvió a reclamar que el reparto de vacunas se haga teniendo en cuenta el volumen de población en grupos afectados, lo que conllevaría un reparto “justo y con criterios objetivos.

“Vamos a incrementar el ritmo de vacunación, no sólo vamos a utilizar las que teníamos reservadas por precaución, no dudaremos en usar todos los recursos para incrementar el ritmo y vacunar cuanto antes”, aseguró.

El presidente de la Junta aseguró que hasta el día de hoy se han vacunado 22.110 personas en Castilla y León y en los próximos días se espera incrementar ese número de forma importante.

¿Y Segovia? La peor con diferencia

En contraste con los buenos datos de vacunación en la Comunidad, los de Segovia son extraordinariamente malos. Las cifras no dejan lugar a dudas, la campaña desarrollada en la provincia desde el día 30 de diciembre ha administrado la primera dosis del profiláctico a 679 personas, número que representa el peor dato de toda Castilla y León.

La campaña no ha arrancado como se esperaba a pesar de ser anunciada a bombo y platillo. Esto ha levantado dudas, que han ido derivando en preocupación entre las residencias y el personal sanitario.

Las cuentas no revelan falta de medios, ya que el día 5 se consiguió vacunar a 410 personas, el 60% del total, en un solo día. Las fiestas, las vacaciones entre personal y máximos responsables y las dudas sobre el suministro han dejado de momento una campaña pobre en números. Por suerte, tan solo se va una semana por detrás.

Sobre esto, Mañueco esquivó hábilmente una pregunta lanzada por una periodista sobre el bajo ritmo de vacunación en Segovia, no ofreciendo luz sobre esta situación tan anómala como sorprende.