La financiación y la tributación serán los retos de Economía en la región

El equipo de gobierno de la consejería se completa con cuatro nuevos directores generales

52
Los consejeros Fernández Carriedo (i) y Germán Barrios (2i) durante la toma de posesión de los nuevos cargos.
Publicidad

El equipo de gobierno en el área de Economía y Hacienda se completó con cuatro directores generales, para hacer frente a dos retos fundamentales, tal y como advirtió el responsable de dicha Consejería, Carlos Fernández Carriedo, “la política tributaria y la financiación autonómica”.

Según explicó ayer a los medios, trabajarán todos unidos para “defender una política tributaria al servicio de las personas de Castilla y León, ya que no se trata de subir impuestos para recaudar más, sino de que el objetivo sea el crecimiento económico”.

“Es fundamental que la política tributaria permita crear las condiciones para generar más y mejor empleo, que haya más dinero en los bolsillos de los ciudadanos para que así aumente el consumo, la inversión y el crecimiento económico, ya que solo a través de este habrá más recaudación”, detalló.

Al respecto, aseguró que existen dos modelos “muy definidos”: “el de aquellos que defienden que para financiar los servicios públicos hay que subir impuestos a costa de las personas, y el de los que defendemos que para financiar estos servicios públicos hay que apostar por el crecimiento económico”.

Otro de los grandes objetivos de la cartera de Economía y Hacienda es la financiación autonómica y, sobre este aspecto, destacó la “urgencia” de un nuevo modelo de financiación autonómica, ya que “en 2019 no hay asegurados recursos adicionales del modelo de financiación al tener un presupuesto prorrogado del Estado”.

“En el año 2020 no hay seguridad, sino todo lo contrario, incertidumbre, en los presupuestos, de ahí que se haga imprescindible, para el futuro inmediato, disponer de un nuevo modelo de financiación autonómica que atienda las condiciones y las circunstancias de Castilla y León”, precisó Fernández Carriedo.

crecimiento

El consejero hizo hincapié en poner el área económica “al servicio del crecimiento económico, del aumento del PIB y al servicio de que ello se traduzca en más fondos para las administraciones públicas, en más empleo y en más y mejor bienestar para los ciudadanos de esta tierra”.

“Ahí están los objetivos en materia de innovación, de internacionalización en un mundo cada vez más global, o en materia de financiación de las pymes, junto a la dotación de las infraestructuras empresariales, absolutamente imprescindibles para el crecimiento económico”, añadió.