La España poco poblada pide acabar con discriminación en telecomunicaciones

La Red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa (SSPA) ha presentado alegaciones al Anteproyecto de Ley de Telecomunicaciones para pedir al Estado que intervenga en este mercado para paliar los fallos que actualmente se producen y terminar terminan con la discriminación de territorios y ciudadanos.

Dichos fallos de mercado derivan, según ha señalado la citada red en un comunicado, de la escasa rentabilidad para las operadoras que suponen las inversiones y mantenimiento en zonas con escasa población.

La Red SSPA, impulsada por las patronales de Cuenca, Teruel y Soria, ha señalado que la nueva ley debería contrarrestar esta falta de rentabilidad con las mayores rentabilidades que se produce en núcleos con excesos de población, estableciendo paquetes territoriales que alineen la rentabilidad de las operadoras con cobertura en zonas con escasez de población.

Este aspecto es vital para la SSPA, que ya recoge en su documento de posición la importancia de que de dote de conectividad a los territorios escasamente poblados y de ahí que pida que se impliquen las diferentes administraciones en el diseño de políticas que permitan esta conexión de calidad para todos.

Además, la Red SSPA ha incidido en que la situación actual causada por la COVID-19 ha cambiado totalmente las costumbres, manera de vivir, de trabajar y de estudiar, haciendo cada día más indispensable el uso de las telecomunicaciones, por lo que ha resaltado que es necesario que la nueva ley responda a las necesidades presentes, también en los territorios más despoblados y rurales.

Las alegaciones, cuya presentación debe hacerse antes del 13 de octubre, piden que haya cobertura general y que no se deja atrás a las zonas rurales, para que puedan contar con cobertura de internet de última generación (5G) y los precios sean asequibles al servicio.

Entre las propuestas presentadas se señala que la cobertura de 30 Mbps, esto es megabytes por segundo en la velocidad de una conexión, es insuficiente dada la actual coyuntura y que debe garantizarse que la comunicación electrónica sea capaz de prestar servicios de acceso de banda ancha a velocidades de al menos 300 Mbps simétricos, escalables a 1 gigabyte, o superior, debiendo llegar al menos a la media nacional o a la media de las ofertas comerciales existentes.

Del mismo modo se solicita una implementación de los proyectos de 5G en territorios que carecen de cobertura o con una cobertura precaria, como las zonas escasamente pobladas y rurales.

Además, se requiere la inclusión de los polígonos industriales en el ámbito de aplicación, sobre toda los de las zonas escasamente pobladas que necesitan de la red de comunicaciones electrónicas para poder competir en las mejores condiciones posibles en los mercados en que actúan, pues son empresas de pequeño y mediano tamaño fundamentales para la economía de estas zonas.