20190518 200109
Habitante del parque de Fresno el Viejo.

El Centro de Acogida ‘La Era de las Aves’, ubicado en Fresno El Viejo (Valladolid), advirtió del incremento de animales que está recibiendo en los últimos meses como consecuencia de la nueva Ley de Bienestar Animal. Esta normativa, que entró en vigor el pasado mes de septiembre, prohíbe la tenencia de determinadas especies que no son consideradas domésticas, por lo que sus propietarios las abandonan o a entregan a centros como este para que se hagan cargo de su mantenimiento.

‘La Era de las Aves’ nació hace más de una década como un centro de alojamiento para animales irrecuperables y la mayor parte de las especies que acoge son animales que han sufrido algún accidente en su medio natural y no pueden volver a su hábitat, y que son entregados este centro a través de los centros de recuperación.

También viven en el parque mascotas que han sido abandonadas o que, por diversas circunstancias, ya no pueden ser cuidadas por sus dueños.

Sin embargo, en los últimos meses cada vez son más los animales que está acogiendo, “tanto animales irrecuperables que no tienen posibilidad de volver a su entorno natural por diversas fracturas o heridas, como mascotas que tiene la gente y que con la entrada de la Ley se ven obligados a desprenderse de ellas”, según explicó el responsable del centro, Enrique Marcos.

De hecho, el parque ha recibido recientemente, y entre otros, una pareja de búhos nivales, una pareja de cárabos, decenas de tortugas, serpientes, loros, ciervos e incluso un coatí. Son animales que proceden de toda Castilla y León y también de otras zonas del país como Galicia, Zaragoza o Valencia.

Este incremento en los abandonos ha provocado que actualmente el centro albergue cerca de 400 animales de un centenar de especies de diferentes continentes, lo que implica un elevado coste de mantenimiento que cada vez es más difícil de asumir para los responsables del centro.

 

Llamada a la colaboración

Marcos recordó que ‘La Era de las Aves’ es un parque que “no recibe ningún tipo de ayuda pública e intenta mantenerse con la entrada de las personas y colegios que nos eligen como actividad para pasar aquí el día”. En este punto, hizo un llamamiento a instituciones, empresas y particulares para colaborar en el cuidado de los animales a través de las visitas y también mediante donaciones y el apadrinamiento.

“Agradecemos a todas las personas que quieran colaborar con nosotros visitando el parque y también a través del apadrinamiento mediante el pago de una cantidad mensual o anual con la que colaborarán a su mantenimiento y nos ayudarán a que el parque pueda seguir abierto y podamos seguir preparando más espacios para albergar a todos esos animales”.