Una trabajadora de ayuda a una paciente. EFE/DAVID FERNÁNDEZ

La Junta de Castilla y León ha acordado autorizar ya ingresos en centros residenciales de la Comunidad a todos los usuarios que precisen cualquier tipo de atención, una vez que se ha podido certificar el “alto grado de inmunización” frente a la Covid-19 en estas instalaciones. Concretamente, el 97,43 por ciento de los usuarios de las residencias están inmunizados con las dos dosis.

Para las residencias de mayores, se levanta la restricción de acceso a personas no dependientes, mientras que en los centros de día para personas con discapacidad y con unidad de estancias diurnas para mayores se elimina la obligatoriedad de realizar actividades en ‘grupos burbuja’ de hasta cinco participantes.

Así lo ha trasladado la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de este jueves, donde también ha estado presente el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea. Blanco ha pedido, no obstante, que “hay que seguir extremando las medidas de precaución en estas instalaciones“.

Las nuevas normas se han incorporado hoy a la ‘Guía de actuaciones para las residencias y centros de día públicos y privados de personas mayores y de personas con discapacidad’ durante la alerta sanitaria, disponible en el portal web de Servicios Sociales. Este anuncio se produce en el momento en que la Administración regional ha dado por finalizada la vacunación en todos los centros residenciales de la Comunidad, lo que implica que se encuentran inmunizados prácticamente la totalidad de los residentes y de los trabajadores.

Balance de la vacunación

La consejera ha dado a conocer además el balance definitivo sobre el proceso de vacunación frente a la Covid-19 en las residencias de mayores. A este respecto, ha señalado que el 97,43 % de los residentes (34.835 de un total de 35.754) han recibido las dos dosis. El restante 2,57 % se corresponde con los casos de personas que no pudieron ser vacunados por estar enfermas, por criterios médicos, por no encontrarse en el centro en el momento de la inoculación o porque han ingresado recientemente. Para estas personas, es previsible se incorporen próximamente a la lista de vacunados, de acuerdo a lo anunciado por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades.

En lo que respecta a los 24.655 trabajadores de los centros, la ratio de vacunados se eleva al 89,5 % (22.065). Existe un porcentaje del 6,3 % que han rechazado la administración de las dosis, mientras que el restante 4,2 % no han podido recibirlas por criterios clínicos, por encontrarse de baja laboral o porque acababan de incorporarse a su puesto de trabajo. Como ocurre con los residentes, la mayoría de estos casos se sumarán pronto a la lista de vacunados.

“Altamente efectiva”

En diciembre, Servicios Sociales puso en marcha un cribado con test serológicos a los más de 3.500 trabajadores de los centros de titularidad de la Junta como medida preventiva ante el inicio de la Navidad. Del total, 1.085 profesionales participaron en las pruebas cuando la campaña de vacunación ya estaba en marcha, lo que ha permitido realizar un estudio con el que medir la efectividad de las vacunas.

Los resultados del estudio concluyen que la vacuna es “altamente efectiva”. Indican que el 94 % de los trabajadores a los que se les administró la primera dosis presentan inmunidad humoral con elevados títulos de anticuerpos IgG+. El porcentaje se dispara hasta el 99,8 % en el caso del personal sociosanitario vacunado con las dos dosis.