La Guardia Civil ha intervenido un total de 4.348 kilos de carne de cerdo transportada en condiciones insalubres en camiones isotermos antiguos que transitaban por Béjar y Guijuelo. Las intervenciones se produjeron en sendos operativos de inspección el 3 y el 6 de julio y, en ambos, se determinó que los camiones no tenían “un sistema de refrigeración en funcionamiento” y, en uno de los vehículos, la zona de transporte tenía óxido y suciedad acumulada.

El primer camión transportaba 1.554,3 kg de carne congelada de cerdo y el segundo 2.794 kilogramos de carne fresca y congelada de cerdo, con pérdida total de la cadena de frío.