Firma de un convenio entre la Consejería de Industria y las nueve diputaciones provinciales de Castilla y León
El Consejero de Industria ayer, tras la renovación del acuerdo con las diputaciones de Castilla y León. / Ricardo Ordóñez

La Consejería de Industria, Comercio y y las nueve diputaciones provinciales de Castilla y León renovaron ayer en Burgos sus convenios para el fomento del empleo local donde se han invertido casi 60 millones de euros en contrataciones directas, según subrayó el responsable autonómico en esta materia, Mariano Veganzones.

Estos cerca de 60 millones de euros se destinan, dijo, a dotar de contratación y empleo a más de 6.000 personas en Castilla y León, lo que supone, precisó, “una inversión media de 10.000 euros por contrato en las políticas de empleo local de la Junta de Castilla y León”.

Se trata, recordó, del segundo convenio entre estas administraciones -el primero se sello en Ávila el año pasado- que “ratifica” esa colaboración entre las entidades locales y la Junta de Castilla y León en materia de políticas activas de empleo local.

“El empleo local es uno de nuestros cuatro pilares en materia de políticas de empleo”, afirmó el consejero, quien agregó que están definidos en las cuatro estrategias que se han diseñado en la Consejería de Empleo, que son empleo protegido de economía social, empleo de fomento del empleo autónomo, empleo de políticas activas de formación, y la estrategia de empleo local y social.

“Una estrategia específica que se desarrolla desde la Junta de Castilla y León y que tiene su propio plan estratégico que se está tramitando y que se aprobará en breves fechas”, resaltó, al tiempo que agregó que lo que pretende es “homogenizar y estructurar las políticas activas de empleo en cuanto a empleo local”.

Así, explicó que por un lado, están las políticas que desarrolla la Junta de Castilla y León mediante once líneas estratégicas que suponen una inversión de 60 millones de euros para dotar de contratos y empleo a “más de 6.000 personas en toda Castilla y León, lo que supone una inversión media de 10.000 euros por contrato laboral”.

Sin embargo, matizó que esta estrategia se complementa con los planes provinciales de empleo de las diputaciones y con los planes municipales de empleo de algunos ayuntamientos.

Subrayó que “gracias a ello podemos llegar con una gran capilaridad a todos los municipios de Castilla y León para hacer contrataciones de obras y servicios de interés general y social”, así como “también podemos llegar para dar formación y orientación en todos los municipios de Castilla y León”. “De otra manera, sin la ayuda y la colaboración de las entidades locales, de las diputaciones y de los ayuntamientos, no seríamos capaces de hacer llegar las políticas activas de empleo a toda nuestra geografía”.

Veganzones indicó que “gracias a estas políticas que desarrollan los planes provinciales de las diputaciones, cada Diputación invierte entre uno y dos millones de euros de sus fondos propios en materia de empleo”, lo cual, subrayó, “nos impulsa todavía más nuestra estrategia de empleo local”.