Igea ve “muy lejos” volver a restricciones, pero sí instaurar el pasaporte

La Junta de Castilla y León ve “muy lejos” la posibilidad de volver a implementar restricciones generalizadas, como la reducción de aforos, por el aumento de casos cuantificado en los últimos días, pero sí estudia la viabilidad de instaurar el pasaporte covid en la Comunidad, aunque ven “ventajas e inconvenientes”.

Para ello, la Dirección General de Salud Pública de la Junta ha elaborado un informe, que ahora estudiará el comité autonómico de expertos de la covid, sobre la posible implantación de este pasaporte, que estaría ligado a la ocupación hospitalaria de los hospitales de referencia de cada municipio y no a la incidencia acumulada de los mismos, ha informado este jueves en la rueda de prensa posterior al consejo de Gobierno el portavoz de la Junta, Francisco Igea.

De este modo, el también vicepresidente de la Junta ha mostrado el rechazo del Ejecutivo autonómico a la propuesta realizada por el Ministerio de Sanidad de elaborar un nuevo marco común de riesgo, el denominado semáforo, con unas incidencias más flexibles, pero con restricciones generalizadas a implementar por las Comunidades en el caso de rebasarse los límites de riesgo.

Sobre este informe de Salud Pública, Igea ha detallado que este documento “extenso” se compone de un listado de “ventajas e inconvenientes” sobre el pasaporte covid, que incluye entre las primeras el “incentivo” que supone para que las personas se vacunen y la “estigmatización” de los no vacunados en el caso de las segundas.

En este informe, la Dirección General de Salud Pública propone ligar la aplicación de este pasaporte covid a la ocupación hospitalaria en la Comunidad que en estos momentos está en riesgo bajo en las plantas y en niveles de nueva normalidad en las UCI, con Ávila a la cabeza en ambas, aunque Igea no ha especificado el porcentaje incluido en el informe.

“LA VACUNA HA CONVERTIDO A LA PANDEMIA EN UNA GRIPE INTENSA”

Por otro lado, el vicepresidente y portavoz ha restado importancia al indicador de incidencia en la Comunidad, ya que, aunque la Junta está al tanto de su evolución, el porcentaje de personas infectadas que acaban hospitalizadas ahora es “mucho menor” que antes de las vacunas.

Y esto se debe, ha ahondado, a que “la vacuna ha convertido a la pandemia en una gripe estacional intensa”, de modo que “lo único que preocupa” a la Junta es la saturación hospitalaria y de las UCI que, por el momento, “no obliga a ir más allá de donde se está en estos momentos”.

“Estamos analizando la situación actual y la necesidad de implementar un pasaporte pero, en este momento, no estamos en una situación de urgencia”, ha apostillado el vicepresidente.

“SORPRESA” EN CASTILLA Y LEÓN POR LAS TERCERAS DOSIS ANUNCIADAS POR SÁNCHEZ

En cuanto a las vacunas, Igea ha mostrado la “sorpresa” del Ejecutivo autonómico con el anuncio realizado ayer por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de inocular la tercera dosis de refuerzo a los mayores de 60 años y profesionales sanitarios y sociosanitarios en España.

El vicepresidente y portavoz de la Junta ha lamentado que Sánchez hiciera este anuncio sin esperar a su debate y aprobación en el Consejo de Salud Pública ni a la Comisión Interterritorial, donde Ministerio y Comunidades debaten sobre asuntos sanitarios.

Por ello, el portavoz ha criticado que, “una vez más”, el Gobierno vuelva a delegar en las Comunidades la adopción de posibles restricciones por la pandemia, mientras que se reserva en exclusiva los anuncios referidos a la vacunación, como el de administrar una dosis de refuerzo.

“Somos los primeros sorprendidos, no podemos hacer una campaña de vacunación de la nada”, ha expresado Igea, quien ha lamentado de este modo el escaso margen de maniobra para que las Comunidades puedan diseñar cómo administrar las terceras dosis a las personas mayores de 60 años en la Comunidad, donde Castilla y León posee una de las poblaciones más envejecidas de España.

Preguntado por la posibilidad de extender esta tercera dosis a la población mayor de edad, Igea ha pedido “no abrir ese melón”, ya que “ni si quiera ha sido planteado en la ponencia de vacunas”.

“Las decisiones deben tomarse en base a la efectividad, el riesgo y a la utilidad, no a la oportunidad política”, ha manifestado Igea, quien ha apostillado que “no es el momento de generar más incertidumbres a medida que alguien va teniendo una ocurrencia“.