El vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, en una rueda de prensa telemática posterior al Consejo de Gobierno. EFE/R.García/Archivo

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha anunciado este viernes nuevas medidas restrictivas para la Comunidad ante el aumento descontrolado de los contagios, que sitúa a Castilla y León en una situación de “extrema gravedad“. Así, la Junta de Castilla y León establece el cierre perimetral por provincias, adelantar a las 20.00 horas el toque de queda y limitar a cuatro personas no convivientes las reuniones en domicilios.

Así lo ha anunciado el vicepresidente Igea en rueda de prensa telemática, tras una reunión con los alcaldes de municipios de más de 20.000 habitantes y los presidentes de las diputaciones provinciales. El vicepresidente fija como fecha de inicio de las medidas mañana sábado 16 de enero y, preguntado por la duración de las mismas, ha contestado que “si en 15 días las medidas no surten efecto, el confinamiento será inevitable“.

La Junta de Castilla y León ha pedido al Gobierno central, en varias ocasiones, que vaya más allá y proporcione a las Comunidades las herramientas necesarias para poder establecer confinamientos domiciliarios. “No es momento de hacer ningún otro cálculo”, ha argumentado Francisco Igea, que ve “razonable” pensar en esa posibilidad.

Este confinamiento que propone el Ejecutivo autonómico sería “breve” pero “intenso” para que permita frenar los contagios. Castilla y León ha sumado este viernes 2.483 nuevos casos de coronavirus en las últimas 24 horas, después de los 2.321 de ayer, de modo que ha vuelto a superar por segunda jornada consecutiva el techo de nuevas infecciones diarias desde el inicio de la pandemia.