El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, durante una rueda de prensa. / efe
Publicidad

El vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, reiteró que no está en política para “esconderse” y que va a ser “terco y tenaz” para resolver los problemas sanitarios del medio rural “con números, conocimiento, calidad y empatía”, sin perderse “en disputas y demagogias”. Así lo afirmó en declaraciones a los periodistas durante su participación ayer en el XVI Acto de Exaltación del Fuero de Brañosera donde acudió acompañado por el consejero de Cultura, Javier Ortega.

Allí, Igea desmintió que se vayan a reducir los servicios sanitarios en pueblos de menos de 50 habitantes y reiteró que su Gobierno está comprometido con la prestación de estos servicios, señalando que Castilla y León es, después de Asturias, la comunidad de España que más presupuesto dedica al gasto social, el 65 por ciento.

“No hay otra comunidad en España que dedique más esfuerzo, más presupuesto, más capacidad y más inteligencia a prestar servicios sociales en el medio rural”, insistió, reiterando que la intención de su Ejecutivo es seguir comprometidos con la prestación de servicios, pero poniendo “cabeza, sostenibilidad, alma y capacidad de empatizar con la población que vive en el mundo rural”.

“En eso estamos y no nos va a despistar la polémica, ni el electoralismo, ni la demagogia”, aseveró, al tiempo que advirtió de que su equipo va a ser también “terco y tenaz” en la reordenación de la sanidad.

Además, señaló la necesidad de hacer cambios y mejorar los servicios que se prestan “proyectándolos en el futuro” para que los servicios, “que son de excelente calidad”, sean aun mejores dentro de cinco años. “Las cosas no pueden seguir igual, lo hemos dicho muchas veces”, aseguró.

Al respecto, reconoció ser consciente de que las cosas van a ser “difíciles” y que los cambios que se planteen para reordenar la Atención Primaria o la Atención Continuada en una comunidad como Castilla y León van a generar “polémica”.
“Pero nosotros no venimos a la política a escondernos, venimos a cambiar las cosas, mejorarlas y hacerlas sostenibles”, continuó, confiando en que, dentro de cinco o diez años, cuando haya problemas por la pérdida de facultativos, que se prevé del 25-50 por ciento, “nosotros seamos capaces de dar la asistencia que nuestros ciudadanos necesitan”.

La inercia

“Nosotros no hemos venido a sentarnos en el sillón y dejar que nos lleve la inercia. Hemos venido a intentar cambiar las cosas para mejorar nuestra tierra”, reiteró, reconociendo también que van a necesitar “mucha pedagogía” para explicar las cosas. Sobre la situación del Punto de Atención Continuada de Barruelo de Santullán, que finalmente no va a recuperar las guardias médicas nocturnas suprimidas en julio de 2018, dijo que están “contentos” de las conversaciones que mantienen con el alcalde de la localidad, Cristian Delgado, que se reunió el pasado miércoles con la consejera Verónica Casado.

Asimismo, aseguró que para la Junta de Castilla y León es una “prioridad” ser capaces de prestar la asistencia sanitaria en un territorio tan extenso y tan “difícil” como Castilla y León “manteniendo la calidad, la eficiencia y el trato humano”, que en eso están y en eso van a “seguir estando”. Y que al igual que hay un plan piloto específico de reforma de la Atención Primaria en Aliste (Zamora), van a seguir “ocupándose de la reforma de la Atención Continuada”, lo que se conoce como guardias médicas.