El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, atiende a los medios. / EUROPA PRESS
Publicidad

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, aseguró que “no participaría en una votación que no considerase que tiene los niveles de seguridad y limpieza suficientes”, en relación a los problemas sufridos por el sistema de votación telemática que obligó a aplazar el proceso de elección de compromisarios.

Igea remarcó que el sector crítico de Cs advirtió “hace meses que la opción del voto telemático no era buena idea” porque es “frágil” y “en este partido tiene dos procesos judiciales en marcha”. A su juicio, ayer se demostró “desgraciadamente que es un sistema frágil y vulnerable”. Además, opinó que “se ha puesto en riesgo la imagen del partido. “Lo que ha ocurrido hoy no lo merecen los militantes de Cs, es absolutamente inadmisible”.

A la espera de tener “un informe tanto de la empresa (encargada del proceso telemático) como de la gestora sobre lo que ha ocurrido”, reprochó que su sector haya sido criticado “todos estos meses por decir que éramos unos críticos, cenizos y tóxicos”, cuando finalmente “desde las doce de la noche hasta las cinco prácticamente nadie pudo votar y el sistema está cuestionado” hasta el punto de aplazarse la votación.

Por ello, pidió que desde la formación se emita una declaración, se den explicaciones y se “asegure a todos los militantes que se va a poder votar con un sistema limpio, seguro y en urnas”. “Si no es así, es difícil que nadie pueda dar la tranquilidad que este partido necesita”, apostilló.

“Espero que mi gestora y ejecutiva y la empresa encargada de este sistema den una explicación y espero que se les dé una alternativa en la votación. Evidentemente debería suspenderse y volver a convocarse en condiciones de seguridad y garantía. En ningún país del mundo se mantienen suspendidas las votaciones durante doce horas y se continúa”, censuró Igea.

Asimismo, respecto a si presentará su candidatura para la presidencia del partido, Igea señaló que “durante estos días, de manera reiterada”, se les “ha cuestionado” sobre si van a “presentar o no” una candidatura alternativa a la de Inés Arrimadas. “Desde luego, en estas condiciones no, no seremos nosotros quienes validemos un sistema tan cuestionado”.

Interpelado sobre de qué depende que presente una candidatura, señaló que “entre otras cosas va a depender de lo que digan los militantes, pero es que a día de hoy no se están pudiendo expresar”.

Preguntado entonces por si su candidatura depende de que la votación sea “limpia”, subrayó: “Naturalmente yo no participaría en una votación que no considerase que tienen los niveles de seguridad y limpieza suficientes porque sería avalarlo. Yo no estoy diciendo que la votación no sea limpia, lo que estoy diciendo es que, por lo menos, ha demostrado que no es segura”.

Asimismo, señaló que si hubiera “una votación segura”, si hubieran “escuchado la opinión de los militantes”, esperarían “a saber qué hace la única candidata que se ha postulado con este modelo de partido”.