El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea. / efe
Publicidad

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, trasladó ayer la preocupación del Ejecutivo regional por el preacuerdo “tóxico” rubricado entre el PSOE y Podemos de cara a la conformación de un Gobierno de coalición ante el resultado de las elecciones del pasado domingo, tras lo que abogó en la necesidad de “explorar otras vías”, algo en lo que, como garantizó, coincide con el presidente Alfonso Fernández Mañueco aunque con “diferencias” en las estrategias de cada partido.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno Igea consideró que de prosperar el acuerdo rubricado entre ambas formaciones puede suponer un “perjuicio serio” para Castilla y León y se refirió a las declaraciones del secretario autonómico del PSOE, Luis Tudanca, quien aseguró que la Comunidad “no está en venta”. “Eso esperamos y eso lo veremos en breve con los Presupuestos Generales del Estado y la Ley de Financiación Autonómica”, advirtió.
De este modo, señaló que este pacto depende de la presencia de “nacionalistas y secesionaistas”, lo que llevará al Ejecutivo regional a tener una “preocupación máxima”, por lo que insistió en que “todos” defienden la necesidad de explorar otras vías de acuerdo y de gobierno.

“Es necesaria una alternativa a un pacto que pone en riesgo la estabilidad”, manifestó, tras lo que defendió la “solidez” del acuerdo de Gobierno en Castilla y León, algo que, a su juicio, “no está en cuestión” y “no es incompatible” con “explorar” posibilidades con las “menos barreras y trabas posibles”.

Ya en clave de partido Igea aseguró que si finalmente saliera adelante un pacto entre PP, PSOE y Cs —ecuación que, como defendió, se podría trasladar a CyL— y fuera necesario “hacer cambios” que afectan a Castilla y León desde la formación naranja “estarían dispuestos”.

“Hay que poner toda la carne en el asador y estar dispuestos a todo”, aseveró, una postura que, como afirmó, no contradice a la defensa de su partido de explorar “vías alternativas”. Así, Francisco Igea defendió su apuesta por la búsqueda de otra solución al Gobierno central se hace “a favor del interés de los ciudadanos y de España”, al tiempo que tildó como “decálogo de los buenos sentimientos” o “escrito de parvulario sobre el bien y el mal” el documento rubricado entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Perjuicios

El representante de Ciudadanos y vicepresidente de la Junta reiteró que Castilla y León se verá “seriamente afectada” si el Gobierno de PSOE y Podemos sale adelante, ya que la Comunidad “no es una isla” y el pacto “va a perjudicar”. Igea aseguró que ha reflexionado con Fernández Mañueco (PP) en torno a este asunto y que coinciden en la necesidad de “explorar todas las posibilidades posibles”, pese a lo que no ocultó que sobre este asunto existen diferencias estratégicas entre ambos partidos. Además, reconoció que la “paciencia” del presidente es una “gran virtud”, después de que Mañueco pronunciara esa expresión al ser preguntado por las aseveraciones de Igea en torno al Gobierno.

Por último, señaló que pretendía hablar en torno al asunto con el líder socialista en la Comunidad, Luis Tudanca, en una reunión que estaba convocada ayer y que se truncó por una indisposición de Igea, quien, pese a tener “pocas esperanzas” en torno a un cambio de postura del presidente en funciones, Pedro Sánchez, sí ha defendido que existen “muchos” nombres en el PSOE que rechazan un pacto con el “egoísmo” y la “desigualdad”.