Igea cree necesaria una reforma “estructural” en Atención Primaria

El portavoz sostiene que los cambios veraniegos eran “parches” ante situaciones urgentes

83
El portavoz y vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea. / europa press
Publicidad

El portavoz y vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, aseguró que es necesaria una reforma “estructural” de la Atención Primaria y no una política “de parches” como se ha hecho en verano para poder atender las situaciones más urgentes.

Igea, en la rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno, se refirió así a la situación de la sanidad en lugares como Barruelo de Santullán (Palencia), donde podrían convocarse movilizaciones por una mejor sanidad, o las críticas por el traslado de urgencias de algunos barrios al Divino Vallés de Burgos.

En este contexto, el portavoz de la Junta explicó que en los primeros días lo que se hizo fue “planes de contingencia” para las situaciones “heredadas” y un verano difícil por la falta de una “adecuada implantación en el terreno” de la Atención Primaria, por lo que se ha intentado solucionar los problemas “más urgentes” en la zona de Aliste (Zamora) y donde han surgido.

Así, apuntó que Sanidad presentará, en las comparecencias que se producirán en las Cortes de Castilla y León la próxima semana, la reforma que se pretende llevar a cabo, ya que no será una “política de parches” como lo ha sido en los primeros días de gobierno.

Frente a ello, aseguró que es necesaria una reforma “estructural” de la Atención Primaria y añadió que hay lugares como Barruelo donde las movilizaciones se producen desde hace mucho tiempo, conoce sus problemas y forman parte de los estructurales de Primaria, por lo que hay que acometer una reforma “integral”.

Igea aseguró que la Sanidad de la Comunidad se mantiene y se encuentra como en los últimos años a pesar de bajar del cuarto al quinto puesto en la clasificación de calidad de servicios sanitarios que elabora la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP).

Igea recordó que en los últimos 15 años Castilla y León ha estado entre el cuarto y el quinto puesto y el informe de la Federación mide “muchas cosas”, pero en su opinión no “exactamente la calidad”, sino otros indicadores que no son buenos y, en cuanto a la opinión de los usuarios, se encuentra más o menos igual.

Lo importante, a su juicio, es establecer un sistema de indicadores de la calidad que sea “robusto”, “fiable”, para saber la calidad de cada uno de los servicios, algo en lo que trabaja la Junta, de manera que permitan decir cómo funciona cada servicio, con datos sobre mortalidad, morbilidad, resultados, etcétera.

Frente a ello, ha advertido de que los informes miden “básicamente” los recursos y las infraestructuras y no los resultados y la calidad, por lo que estar los cuartos o los quintos quiere decir que se ha hecho un buen esfuerzo porque en Castilla y León cuesta más mantener los servicios.

Así, considera que se está bien porque se hizo un “buen trabajo”, pero lo que se pretenden medir no son las infraestructuras y los recursos sino los resultados que se obtienen.