francisco igea vicepresidente junta castilla y leon 2
El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea. / EFE

El vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha asegurado este jueves que en esta Comunidad no habrá “ni cambios en el Gobierno, ni elecciones” anticipadas, a pesar de las de las discrepancias surgidas estos días entre el PP y Cs con la reforma sanitaria, y que ha atribuido a “un malentendido” ya aclarado.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, preguntado por si la confianza de Cs en su socio de gobierno es igual al que tenía el martes pasado, cuando surgió esta crisis al votar el PP junto al PSOE a favor de la retirada de la reforma sanitaria impulsada por la Consejería de Sanidad dirigida por Cs, Igea ha respondido que la confianza es “mucho mayor” hoy porque Mañueco y él han hablado “las cosas con franqueza”.

De hecho, ha asegurado que el desarrollo de la reunión de este jueves ha sido “muy cordial” entre los socios de gobierno, hasta el punto de que ha incluido “un aplauso y un abrazo” entre el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado.

“Ha sido un buen día para la estabilidad del Gobierno”, ha resumido Igea, quien ha asegurado que en ningún momento la consejera de Sanidad se ha planteado dimitir de su puesto, como le han pedido la oposición y varios sindicatos sanitarios, ni tampoco el presidente se plantea cambios en ese sentido.

A su juicio, “es difícil encontrar a una persona con mayor aceptación en la actividad pública” que la actual consejera, y en este sentido ha remarcado que el acuerdo de gobierno se incumpliría en el caso de que Mañueco tomara esa vía, ya que Cs es quien determina quién desempeña la labor en las Consejerías cuya gestión asumió, entre otras la Sanidad, con Verónica Casado.

Sobre el adelanto electoral, el vicepresidente ha explicado que Mañueco les ha trasladado expresamente que “no está en su ánimo convocar elecciones” y que, sobre la reforma sanitaria, pretende “lo mismo” que la consejera de Sanidad, en referencia a una mejora de la atención sanitaria.

Por su parte, Igea ha garantizado que “nunca” ha pasado por su mente “romper el pacto” con el PP, sino que únicamente habló con la líder de su partido a nivel nacional para explicarle la situación generada y transmitirle sus intenciones respecto a la reforma sanitaria.

“Nada vuelve a la casilla de salida”, ha respondido en un momento al ser preguntado por si la reunión prevista con el PSOE y la retirada de la reforma sanitaria apoyada por el PP era una vuelta al inicio de la búsqueda del acuerdo, ya que Igea ha afirmado que ya hay documentos creados a partir del diálogo con partidos y sindicatos.

El vicepresidente ha asumido el mandato de Mañueco para que se mantenga ese contacto con el PSOE: “es lo que nos ha pedido el presidente y es lo que vamos a hacer”.

Aunque ha preferido no apostar si habrá finalmente o no reunión con el líder del PSOE la próxima semana, Igea ha apuntado que ese partido “no pretende llegar a un acuerdo” en materia sanitaria, sino debilitar al Gobierno con “mentiras” y “demagogia”.

Igea, Casado y Carriedo

Ha anunciado que, de producirse, acudirán junto a la consejera Casado el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo (PP), y él mismo, aunque ha descartado que en esa concurrencia tenga que ver que haya representantes de los dos socios de gobierno.

A pesar de negar que el problema de la sanidad sea económico, Igea ha manifestado que son “un gobierno serio” y “parece sensato” que quien maneja el presupuesto pueda calcular el impacto de algunas de las propuestas que se analicen en esa reunión, mientras que en su caso, la asistencia a la reunión se debe a que, como portavoz del Gobierno, le gusta “estar en el debate para explicar las cosas lo mejor posible” y como vicepresidente tiene entre sus atribuciones coordinar la acción del gobierno.

Sobre el origen del “malentendido” que desencadenó esta crisis en el seno del gobierno, lo ha atribuido a que el “mecanismo” que tienen el PP y Cs para establecer la votación común en las Cortes de Castilla y León “no funcionó” entre los portavoces parlamentarios, Raúl de la Hoz (PP) y David Castaño (Cs).

De hecho, ha detallado que lo verbalizado por el presidente ante el Pleno, en el sentido de votar y apoyar la proposición no de ley del PSOE que pedía expresamente la retirada de la reforma sanitaria impulsada por la Consejería de Sanidad (Cs), tuvo que ver con un error en la “información” aportada a Mañueco.