Igea compara a Sánchez con un “caudillo de exiguas minorías mayoritarias”

Para Igea, el presidente del Gobierno es la "máxima expresión" del "cesarismo"

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea (Cs), ha comparado este martes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con un “caudillo” al frente de un “partido monolítico” que se apoya para gobernar en “exiguas minorías mayoritarias”.

“Nunca acabé de entender en qué se basa esa teoría de que un partido monolítico gana más elecciones que uno en el que la discrepancia es posible”, ha planteado Igea en una tribuna publicada en El Confidencial, donde plantea que los partidos en España se han convertido en “tribus impermeables al análisis” con una “marcada jerarquía” liderada por un “césar” que toma decisiones con su equipo de comunicación.

Para Igea, el presidente del Gobierno es la “máxima expresión” del “cesarismo” que en su opinión marca la política del PSOE actual, frente al PSOE del “felipismo, el guerrismo y la izquierda socialista” que sacaba “mayorías más amplias que las exiguas minorías del caudillo Sánchez”.

El representante de Ciudadanos observaba esta misma dinámica en la “poliforma UCD y del PP de Aznar, que abarcaba democristianos, liberales y conservadores”, aunque ha reconocido que “la libertad y la discrepancia son más molestas para el líder y su aparato”.

“No se trata de ganar en el corto, se trata de ganar en el largo plazo. El futuro no es la portada de mañana ni el ‘trending topic’ de hoy”, ha resumido Igea sobre su crítica al cortoplacismo y la falta de prioridades claras que observa en la política actual.

Para Igea, esta dinámica perjudica a la disposición de los partidos y su militancia a los pactos con otros partidos, ya que “se ha hecho creer a todos sus militantes que fuera del dogma no hay salvación” y cuando la formación se ve “obligada a una cesión” por alcanzar acuerdo, “comienzan a escucharse voces de ‘traición’ a las esencias, con los consiguientes abandonos o expulsiones”.

Los partidos funcionan actualmente con un doble mandamiento, en opinión del vicepresidente de la Junta: “Amarás tus cargos como a ti mismo y al líder sobre todas las cosas”.

“Todo aquello que se hace para encumbrar al líder está dentro del dogma y aquello que le perjudica es pecado. Simple, pero eficaz”, ha argumentado Igea, quien ha añadido que esto “permite que se pueda pactar con quien ayer jaleaba a los asesinos de tus compañeros, hacer cesiones en la integridad territorial, cuestionar el Estado de derecho” y “arrasar la división de poderes“, como si estos temas tuvieran el mismo valor que una cesión en política fiscal o la priorización de unas infraestructuras.

Para Igea, “todo vale lo mismo porque ya nada vale nada, lo único que vale es mantener al líder en el poder y el mayor número de cargos posible a cargo del erario público”, lo que en su opinión pone en riesgo “cuestiones esenciales” como el sistema de libertades y desvía de las “prioridades”.

“Conseguir una política eficaz en la lucha contra el virus y reducir al máximo la mortalidad debería estar por encima de las conveniencias políticas del día a día. Mantener la Unión Europea como garante de las libertades es infinitamente más provechoso que intentar trampear unas ayudas, por muy necesarias que estas sean”, ha concluido.