El vicepresidente y consejero de Ordenación Territorial de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea. / EFE
Publicidad

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, advirtió ayer de que volver a las 35 horas en Sanidad no se soluciona sólo con dinero, ya que se suman las dificultades de cobertura de profesionales en la Comunidad, con el cálculo de una pérdida de 100.000 consultas con esa medida de jornada.

En declaraciones a los periodistas tras asistir ayer a la presentación de un proyecto educativo de integración en Valladolid, sostuvo que esas dificultades de cobertura añadidas a las 35 horas, dos horas y media menos que en la actualidad, puede llevar “a un problema asistencial y de listas de espera”.

Por ello, en la reunión con los sindicatos prevista para el martes para analizar la puesta en marcha de las 35 horas, una vez que el Gobierno ha anunciado que pagará a las autonomías las entregas a cuentas que tenía paralizadas, unos 440 millones en el caso de la Comunidad, se debe abordar esa repercusión en la sanidad y cómo se aborda, según sostuvo Igea.

Función pública

“No decinos que no se pueda poner en marcha, sino que hay que estudiar cómo se implementan —las 35 horas— no sólo en función pública, en educación y sobre todo en sanidad, donde hay un problema que no se resuelve con dinero de falta de profesionales, que unido a las 35 horas puede llevar a falta de asistencia o deterioro de las listas de espera”, reflexionó el vicepresidente de la Junta.

A su juicio, deben ser capaces de negociar cómo se soluciona eso, negociando planteamientos de actividad, rendimientos o volver a la autoconcertación, lo que “va a llevar un tiempo”.

Se trata de no deteriorar las listas de espera y lograr un “compromiso sostenible que no afecte a la atención de los pacientes”, sostuvo el vicepresidente y portavoz de la Junta, que cree posible “llegar a un acuerdo en tiempo razonable”, recalcó ante los medios.