Herrera pone “la mano en el fuego” por la honradez de empleados y altos cargos

El presidente de la Junta afirma, aún así, que quien haya podido transgredir la ley y cobrar comisiones “que lo pague”

0

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, aseguró ayer en Villalar (Valladolid) que pone “la mano en el fuego” por la “probidad y honradez” de empleados públicos y altos cargos y exigió que quien haya podido trasgredir la ley “lo pague”.

Herrera habló así sobre el supuesto pago de comisiones para facilitar la autorización de parques eólicos en la Comunidad y recordó que “siempre puede haber alguna conducta individual que se extralimite en la ley y que vaya más allá de lo que los ciudadano exigen”. Además, reseñó “con orgullo” que en su labor como presidente no ha vivido ningún otro episodio de estas características.

El presidente, que acudió un año más a la fiesta de la Comunidad en dicha localidad, defendió el procedimiento administrativo en la concesión de autorizaciones de instalaciones eólicas. “Creo en el procedimiento y en la profesionalidad y honradez de empleados públicos y de los cargos altos que en este momento me acompañan en el Gobierno”, aseveró Herrera, quien no está dispuesto a que se “manche” el trabajo “profesional y limpio” de funcionarios y altos cargos que “han gozado” de su confianza”. “Respondo políticamente y soy capaz de romper un par de espadas”, destacó.

Asimismo, insistió en que desde la Junta se han enviado los expedientes de autorización a la Fiscalía Anticorrupción para facilitar su labor de investigación y con el fin de ser “absolutamente transparentes” con los instrumentos de control y de justicia, tras lo que insistió en que tras un estudio de los mismos la Junta no ve irregularidades en el procedimiento.

“La tramitación es correcta desde la cruz hasta la firma”, reseñó para asegurar después que “responde” por la “honestidad y profesionalidad” de empleados públicos en unos trámites administrativos que vienen marcados y sobre los que “hay poco margen”.

No obstante, se mostró “extrañado” de que la Agencia Tributaria “no haya tenido interés” en recabar información de la Junta en un informe que, además, se ha elaborado durante mucho tiempo. “La Agencia Tributaria no ha tenido acceso a los expedientes administrativos, me cuesta creer que no conociendolos se pueda llegar a algunas conclusiones como características de tramitación”, destacó.

Tras ofrecer estas explicaciones, el presidente no ocultó su “disgusto” por su responsabilidad “moral y ética” en el caso de haberse producido alguna desviación. “Estoy dolido y preocupado” y consideró “importante” que se investigue para que “no haya tela de juicio” ni se “extienda” una “imputación generalizada”, como, a su juicio, pretende hacer la oposición.

En cuanto a Rafael Delgado, Herrera señaló que será él quien deba de dar cuenta puntual de las cifras de incremento patrimonial que ha detectado la Agencia Tributaria, tras lo que recordó que tiene derecho a la “presunción de inocencia”.

Por último, el dirigente del Ejecutivo regional aseguró que lo que menos le interesa ahora es que esta situación repercuta en las urnas, ya que su máximo interés se centra en ofrecer “transparencia” para que no se “manche” la reputación de un Gobierno y de una “trayectoria” que ha contado con el apoyo mayoritario de los ciudadanos y que cuenta con “personas limpias”.

Aún así, aseguró que le preocupa “ganarlas” y manifestó que alguien tendrá que “explicar” por qué esta información se “filtra” en un momento determinado. “La corrupción es una lacra, es lo peor, causa alarma nos mancha a todos, nos afecta, nos desmoraliza y desde el punto de vista político desgasta”, lamentó.

Por otra parte, durante su visita a Villalar de los Comuneros destacó que merece la pena “nacer, esforzarse y quedarse” en la región. Herrera confió en que los ciudadanos disfruten de este día festivo con “paz y alegría” y aprovechó su compromiso de “reafirmar” lo “mucho” que se “quiere” a esta tierra.

Durante la visita, el presidente aprovechó para saludar a los numerosos ciudadanos que se acercaron a la plaza, en un trayecto en el que no estuvo exento de algún grito de reivindicación y varios gritos de “corruptos” y “chorizos”.