Alberto Utrera
El cineasta Alberto Utrera durante la entrevista con EFE en la que ha hablado de 'Impuros'. / EFE - BALLESTEROS

El cineasta Alberto Utrera (Madrid, 1982) reconoce que aún no es sencillo hablar de ETA en España, de modo que optó por sentar frente a la cámara a dos rostros conocidos víctimas de la violencia y mostrar que se puede abordar el terrorismo “sin pizca de odio, ira o venganza“; algo “muy necesario”, ya que “en España hay una generación que no sabe qué fue ETA”.

Eduardo Madina y Borja Sémper son los dos hilos conductores de ‘Impuros’, un documental que verá su estreno en la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) y que narra a través de la memoria de estos dos políticos cómo fue su día a día con el terror, como explica Utrera en una entrevista con Efe justo cuando se cumple una década del fin de la violencia de la banda.

A Madina y Sémper como mucho les separa una letra en sus vidas políticas. Nacidos con un día de diferencia, mientras que el primero decidió afiliarse muy de joven al PSOE, el segundo lo hizo en el PP, pero, al margen de esta elección, sus caminos estaban llamados a cruzarse en la “lucha contra la desigualdad y la injusticia”, explica el cineasta.

Precisamente, fue este paralelismo entre los dos políticos vascos lo que captó desde el primer momento el interés de Utrera, que les plantó en un retiro de tres días apartados del ruido exterior para hablar de una manera “muy cercana y muy sentida” sobre cómo era vivir sabiendo que cualquier día podía explotar tu coche o te podían pegar un tiro que acabase con tu vida.

Los dos y sus familias sufrieron la violencia terrorista y, tras mucho tiempo de reflexión, ambos creen que “no es tan fácil ni tan evidente llegar a comprender por qué alguien te quiere matar ni por qué alguien quiere matar a tanta gente”, confiesa el propio Madina en el documental.

Una lucha y una advertencia

Sin embargo, como narra su director ‘Impuros’ no es más que el “relato honesto” de dos personas que desde muy jóvenes lucharon contra un poder impuesto en la sociedad vasca, que hacía una distinción entre los “vascos puros y los impuros”, que no deja de ser un endemismo de cualquier ideología nacionalista.

Precisamente, Utrera hace suya una reflexión de Sémper incluida en el documental, que alerta del peligro que corre la sociedad española si esta división entre nacionalistas y no nacionalistas acaba por reeditarse dando lugar a un país descosido entre “españoles de primera, los buenos, o de segunda, los malos”, marcados por su “pureza”.

Y es que, esta obra, al igual que el libro homónimo que verá la luz está dedicado a la “impureza” y a todos los beneficios y buenas connotaciones que tiene este término, ya que “no hay nada mejor que juntarse con quien piensa diferente para aprender cosas nuevas”.

Por todo ello, además de un alegato a favor de la impureza y la confrontación de ideas, ‘Impuros’ es una obra que intenta que se sepa “qué pasó durante aquellos años en los que ETA mataba a cien personas anualmente”, ya que hay una generación “que no sabe qué fue ETA o Miguel Ángel Blanco” y “es primordial que eso se recuerde para no repetir los errores del pasado”, concluye Utrera.

El largometraje (71 min.) ‘Impuros’ tendrá su pase en la 66 Seminci el próximo lunes 25 de octubre, dentro de la sección Tiempo de Historia del festival.


Adrián Arias