De momento se desconoce si el núcleo era un barrio judío o una "puebla medieval cristiana".
De momento se desconoce si el núcleo era un barrio judío o una "puebla medieval cristiana".

Las excavaciones en la muralla del Castillo de la ciudad de Soria arrojan sin “ningún tipo de dudas” que se ha hallado la ciudad fundacional, es decir, la primera ocupación de Soria, a pesar de que hubiese antes de la misma asentamientos cerca del río Duero.

Los trabajos arqueológicos realizados para recuperar la muralla determinan, de momento, que existía una estructura urbana definida en el mismo momento en el que se construyó la muralla. De momento, se desconoce, según el arquitecto del Plan Director, Fernando Cobos, si se trata de un barrio judío (aljama) o por si contrario era una puebla medieval cristiana.

La actuación para recuperar la antigua muralla de la ciudad, que promueve el Ayuntamiento de Soria con cofinanciación del Ministerio de Cultura ofrece esta información y desvela algunos de los misterios sobre la fundación de Soria. “Confirma o no las distintas teorías barajadas por los historiadores sobre su construcción que podría datarse, aún sin certezas, en el siglo XI , ya que sólo aparecen restos prehistóricos previos a su construcción”, indicó Cobos.

Las principales conclusiones que ya se pueden conocer es que se trata de una muralla ‘ex novo’, significa que no había nada previamente y que la puebla se llevó a cabo de forma simultánea a la fortaleza, que se trata de un yacimiento de un “potencial extraordinario y excepcional” ya que apenas se han excavado yacimientos medievales con lo que eso significa y, por otro lado, que han aparecido vestigios judíos como una januquia, una lámpara de siete velas para la celebración de una fiesta judía, que pueden hacer que se intuya la existencia de un castro judío en su fundación. “Quedan todavía muchas más preguntas que respuestas, pero de momento todo lo que se atisba es de una importancia increíble y nos hace pensar en que la fase de investigación puede dar muchas sorpresas”, destacó.

El alcalde Carlos Martínez participó en la presentación de estas conclusiones que han sido detalladas por Fernando Cobos y los arqueólogos Luis Alejandro García y Olmo de Diego. Fernando Cobos determinó que la actuación se está llevando a cabo en el Cerro del Castillo en tres tramos con una primera zona en la barrera más exterior defensiva, una segunda que incluye la parte más antigua y fundacional y una tercera que conecta ambas.

Estas fases permitieron “ver que la muralla se construye con las salidas de agua lo que significa que a la vez que se construye la muralla se está planificando el urbanismo y esto es la primera vez que se documenta en una ciudad cristiana”. “Esto determina que hemos encontrado la ciudad fundacional de Soria y ya sabemos dónde está la primera prueba medieval de Soria. Todo ello nos coloca ante uno de los yacimientos medievales con más potencialidad”.