14
Fachada del edificio de la Delegación de la AEAT de Segovia. / KAMARERO

La recaudación del Estado en Castilla y León sigue creciendo a dos dígitos y marcando cifras récord pese a la subida de tipos, impulsada por los beneficios empresariales, el empleo y el impacto de la inflación en los precios de consumo. Los últimos datos publicados por la Agencia Tributaria revelan que en los diez primeros meses del año, los ingresos tributarios del Gobierno en la Comunidad, ascendieron a 5.247,34 millones de euros, lo que supone un importante crecimiento del 12,3 por ciento respecto a 2022, con 575 millones más a las arcas públicas.
Los datos, recogidos por Ical, evidencian el buen comportamiento de los resultados empresariales pese al contexto de enfriamiento económico por la subida de tipos. En este sentido, la recaudación por Sociedades ascendió entre enero y octubre a 919,16 millones de euros, un 34,2 por ciento más que en el mismo periodo del año pasado.
El IVA, el impuesto indirecto que grava el consumo, también creció a un elevado ritmo pese a la moderación del IPC, y permitió recaudar 1.649,25 millones de euros en la Comunidad, con un avance del 8,6 por ciento.

LAS RENTA DEL TRABAJO, CLAVE

En cuanto al empleo, las rentas del trabajo siguieron alimentando el grueso del sistema recaudatorio, con 2.602,36 millones de euros hasta el mes de octubre, y un crecimiento respecto a 2022, del 8,4 por ciento.
Cabe destacar asimismo, que los ingresos por tráfico Exterior también tuvieron un buen comportamiento, con una subida espectacular del 71 por ciento, hasta los 26,4 millones de euros.
En el extremo opuesto, la recaudación por los Impuestos Especiales se sitúo en los menos 8,32 millones de euros, mejorando el dato de menos 17,46 millones del año anterior, tras la eliminación de la bonificación de 20 céntimos por litro de gasolina a a los consumidores, aunque manteniendo diez céntimos para los profesionales. Asimismo, los ingresos de la renta de los no residentes se situaron en los 19,73 millones de euros, con una merma del 8,3 por ciento; y también se redujo la recaudación por el Capítulo III (tasa radioeléctrica, recargo de apremio, intereses de demora y sanciones tributarias), con 31,7 millones y una merma del 15,1 por ciento.

AL DETALLE

Un análisis territorial evidencia que la recaudación creció en todas las provincias, especialmente de forma intensa en Segovia (315,46 millones), un 26,3 por ciento; en Palencia (287,67), un 24,7 por ciento; en Valladolid (1.900,95), un 15,9 por ciento; y en Ávila (175,64), un 12,5 por ciento. Asimismo, se elevó en León (643,55 millones de euros), un 9,5 por ciento; en Zamora (206,76), un 8,3 por ciento; en Soria (210), un 6,6 por ciento; y en Salamanca (584,57), un 6,1 por ciento.
En IRPF, los ingresos crecieron en Ávila (86,3 millones), un 12,6 por ciento; en León (350,54), un 9,9 por ciento; en Salamanca (312,68), un 9,8 por ciento; en Valladolid (939,77), un 9,3 por ciento; en Segovia (147), un 8,6 por ciento; en Palencia (144,7) y Zamora (113,2), un 6,9 por ciento, en ambos casos; en Burgos (415,54), un 5,2 por ciento; y en Soria (92,6), un 4,8 por ciento.
En IVA, las mayores subidas se produjeron en Palencia (95,63 millones de euros), un 43,3 por ciento; y en Segovia (97,17), un 33 por ciento. Subieron los ingresos además en Ávila (67,21), un 9,3 por ciento; en Burgos (366,97), un 8,3 por ciento; en Valladolid 550), un 5,9 por ciento, en León (170,53), un 4,6 por ciento; en Salamanca (164,26), un 2,6 por ciento; en Soria (87,39), un 1,6 por ciento, y en Zamora (50), un uno por ciento.
Por lo que respecta a Sociedades, se disparó la recaudación en Segovia (69,19 millones de euros), un 68,5 por ciento; en Valladolid (362,94 millones), un 59,8 por ciento; en Palencia (45,45), un 51,8 por ciento; en Zamora (40,49), un 31 por ciento; en Soria (30,87), un 26,4 por ciento; en Ávila (21,7), un 24 por ciento; en Burgos (131,2), un 16,4 por ciento, y en León (117,29), un 15,5 por ciento. En Salamanca (99 millones), apenas se elevó un 0,1 por ciento. n