Grupos políticos, agentes sociales y FRMP negocian el pacto territorial

El PP toma como referencia la defensa que hacen del municipalismo para España y confía en incorporar opiniones para llegar a un consenso político y social sobre el nuevo modelo

0

La Mesa para la Ordenación del Territorio se constituye hoy con el objetivo de alcanzar un gran pacto político y social sobre el modelo territorial para la Comunidad Autónoma, que se presenta como uno de los retos de esta legislatura. A la reunión, convocada por el consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, las partes, según explicaron, acuden con disposición de escuchar la propuesta de la Junta y con espíritu abierto.

PSOE, IU y PP se han manifestado en esa dirección. Así, el líder de la oposición socialista, Óscar López, que declinó avanzar las propuestas que hará su grupo, se comprometió a «mimar» el debate sobre ordenación territorial y recordó que para su partido es un reto pendiente del Gobierno del PP. «Hay que ser respetuosos con el procedimiento, el debate es muy bueno y vamos a mimar la Mesa Territorial para ver si sale algo bueno», aseveró, para añadir que «no sería positivo hurtar el debate a la mesa».

El Grupo Popular acude a la Mesa Territorial con la intención de sumar consensos e incorporar opiniones para el futuro pacto político y social sobre el modelo territorial de Castilla y León, que ve como referencia por la defensa que hacen del municipalismo para España, según explicó su portavoz, Carlos Fernández Carriedo. Además, defendió el modelo de la Junta de escuchar y recoger aportaciones cuando puede presentar el proyecto de ley y debatirle en las Cortes. Así, confió en el acuerdo y en que en el plazo de un año, como se ha marcado la Junta, se pueda presentar el proyecto en las Cortes y sea aprobado por la mayoría de los procuradores.

El coordinador regional de Izquierda Unida, José María González, también expresó su disposición al diálogo y a escuchar, pese a que las posiciones suyas son las más alejadas con la propuesta de la Junta, ya que defiende la supresión de las diputaciones provinciales y la comarcalización. «Ni PP ni PSOE se atreven a poner el cascabel al gato» en esa materia, criticó.

El modelo que plantea el Ejecutivo autonómico, cuya negociación se inicia con la constitución de la Mesa Territorial, se asienta en la agrupación voluntaria de municipios en distritos de interés comunitario como la unidad básica del territorio, lo que obligará a definir un mapa, la cartera de servicios de las diputaciones y su relación con los distritos de interés comunitario así como la reordenación de las actuales mancomunidades.