El presidente de las Cortes, Luis Fuentes, durante su visita a localidad burgalesa de Castrillo Mota de Judíos. / e.p.
Publicidad

El presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes, restó importancia a la polémica del piso, que calificó de “tormenta de verano” propiciada por personas interesadas, y advirtió que aún no ha tomado decisión alguna sobre si utilizará o no dicho inmueble, a la espera de analizar su futura agenda.

El político de Ciudadanos, que asistió ayer a la inauguración del nuevo órgano de la iglesia de San Esteban, en la localidad burgalesa de Castrillo Mota de Judíos, rechazó de plano que hubiera solicitado ocupar un piso ubicado en el Parlamento regional y lamentó que toda la polémica tenga su origen en una información que “en ningún caso se adecúa a la realidad” y que ha generado una “bola de verano, y cuando no hay otro tipo de información esa bola se va haciendo cada vez más grande”.

Tras insistir en que se trata de una “tormenta de verano que algunas personas han intentado utilizar de forma partidista basándose en un hecho que no es real”, el dirigente de la formación naranja, en declaraciones recogidas por los medios, precisó que en su momento se valorará la opción de pernoctar o no en el referido apartamento a tenor del pertinente análisis que hará de su futura agenda.

“Es un piso que está ahí desde que se construyeron las Cortes y que ha sido utilizado por todos los presidentes en la forma que han considerado pertinente, pero hasta ahora ni me he trasladado ni está en mi intención hacerlo, entre otras cosas porque no está habilitado para que se pueda pernoctar en él”, añadió Fuentes. En este sentido, y a preguntas sobre las últimas intervenciones sobre esta polémica realizadas por el alcalde de Valladolid, el socialista Óscar Puente, el nuevo presidente de las Cortes declinó analizar declaraciones de “un meritorio”.

“Puente, ahora mismo no tiene cometido en el PSOE y lo que está haciendo es méritos para intentar mantener ese estatus. En cualquier caso, él tiene mucho más que callar”, sentenció.