Francisco Vázquez, en El Adelantado. / Kamarero
Francisco Vázquez, en El Adelantado. / Kamarero

Pregunta.—El equipo liderado por Alfonso Fernández Mañueco acaba de cumplir un año llevando las riendas del PP de Castilla y León. ¿Podría hacer un balance de este periplo? ¿Cómo se encontró el nuevo equipo el PP de Castilla y León y en qué ha cambiado en este periodo?

Respuesta.— Desde que Alfonso Fernández Mañueco llegó a la presidencia del Partido Popular de Castilla y León ha hecho un importante ejercicio de renovación de nuestras estructuras y nuestros mensajes y, todo ello de cara a las elecciones municipales y autonómicas, a las que el partido va a llegar en plena forma y a la altura de las circunstancias, como siempre (…) El balance que puedo realizar como secretario autonómico es muy positivo. Estamos realizando una gran labor en las instituciones con las señas de identidad de nuestro propio partido, con una gestión que nos avala. Aunque es importante destacar que no nos conformamos y que queremos aprovechar las oportunidades de crecimiento económico y creación de empleo que tenemos ante nosotros.

— Hubo un momento político en el que pareció que Juan Vicente Herrera iba a retirarse y dejar paso a Mañueco, pero las últimas declaraciones del presidente de la Junta, diciendo que su objetivo es agotar la legislatura, cierran ese rumor. ¿Piensa que Herrera obra de la forma correcta?

— Por supuesto que sí. En estos momentos él es el presidente de la Junta de Castilla y León y es quien debe dirigir esta Administración hasta los próximos comicios. Los castellanos y leoneses dieron su apoyo al proyecto de Juan Vicente Herrera y debe ejecutarlo hasta el final porque es el mejor conocedor del mismo y porque, evidentemente, ha demostrado su valía, su compromiso, su trabajo y su tesón por Castilla y León. Así que creo que debe continuar hasta el próximo año, trabajando hasta el último día por y para los ciudadanos de esta comunidad autónoma.

— En la Convención Nacional de Sevilla, Herrera indicó que, aunque todavía no estaba decidido, entendía que Mañueco debía ser el candidato a presidir la Junta. Estas declaraciones nos hacen pensar ¿Pero es que se ha planteado alguna otra alternativa a Mañueco o él es la única opción?

— Tradicionalmente en el Partido Popular se hace coincidir la presidencia del partido con la candidatura a la presidencia de la Junta y así también se efectúa en el resto de comunidades autónomas, e incluso a nivel nacional, ya que Mariano Rajoy es nuestro presidente tanto a nivel interno del partido, como del Gobierno de España. Por esta circunstancia, es lógico pensar que Alfonso Fernández Mañueco sea el candidato del Partido Popular de Castilla y León a la presidencia de la Junta. Lo cierto es que el Partido Popular tiene sus plazos, y no ha llegado aún el plazo de determinar a los candidatos autonómicos para los próximos comicios. Pero estoy convencido de que Alfonso Fernández Mañueco será el candidato perfecto para la Junta de Castilla y León, porque conoce bien la región, porque ya ha estado en el Gobierno autonómico y porque nadie mejor que él para liderar el proyecto que el Partido Popular tiene para esta comunidad autónoma.

— Ahora mismo, ¿cuáles son las prioridades del PP de Castilla y León?. Nos referimos a prioridades como partido, no en el Gobierno de la Junta…

— Estamos trabajando ya en las próximas citas electorales, es decir, en las municipales y autonómicas del próximo año, y para ello debemos confeccionar las mejores listas, con los candidatos que más fielmente representen a sus ciudadanos. Además de la candidatura a la Junta de Castilla y León, también estamos inmersos en la preparación de nuestros candidatos a todos los ayuntamientos de capitales de provincia y pueblos más grandes y significativos. Por ello estamos manteniendo reuniones con las direcciones provinciales de toda la comunidad autónoma, para determinar quiénes deben ser los cabezas de lista en cada capital y en algunos de los municipios más emblemáticos. Poco a poco se irán dando a conocer.

—Queda un año para las elecciones regionales de 2019 y las encuestas apuntan a un importante aumento de votos de Ciudadanos y a un descenso del PP. ¿Puede haber llegado el fin de los gobiernos populares en Castilla y León?

— Las encuestas son tendencias de un determinado momento y prueba de ello son las realizadas en las últimas citas electorales, que daban un aumento increíble a Podemos y luego se quedó en agua de borrajas. Como yo siempre digo, aunque parezca un tópico, las únicas encuestas fiables son las de las urnas. Es cierto que en todos los partidos políticos realizados nuestros propios sondeos para analizar la situación y hacia dónde deberíamos ir, pero como herramienta de trabajo, no como guía espiritual a seguir (…)
El Partido Popular va a ser la principal fuerza política de las elecciones autonómicas en el año 2019, eso es una realidad, y vamos a trabajar para que tengamos una mayoría estable, mayoría que está al alcance de la mano.

— ¿Estarían ustedes dispuestos a un pacto de gobierno con Ciudadanos a nivel regional?

— Es cierto que el panorama social y político actual no contempla mayorías absolutas, pues el amplio abanico de opciones políticas dispone un mayor reparto de los votos. Pero eso no quiere decir que no se pueda ganar con una mayoría, por lo que yo siempre estaré a favor de que gobierne la lista más votada, ya que eso aporta una mayor estabilidad a la gestión municipal, autonómica, provincial o nacional (…)
Una vez se celebren las elecciones autonómicas y municipales el próximo año, el Partido Popular evaluará la situación y decidirá en cada caso, qué se debe hacer. Es pronto para aventurarnos en pactos o no pactos.

— Da la sensación, no se sí de forma acertada o errónea, de que siempre que se habla de Castilla y León se alaban algunas de sus políticas, como la gestión de la dependencia o las altas notas de su educación, pero igualmente, siempre suspende en un asunto capital como es el de la despoblación. ¿De verdad está haciendo la Junta todo lo posible en este campo?

— Gracias al Gobierno de Castilla y León, el debate de los retos demográficos ha dejado de ser algo localizado y regionalizado. Estamos ya ante un problema de Estado y un reto europeo (…)
Las políticas demográficas en nuestra comunidad autónoma se centran en la creación de empleo y el crecimiento económico, ya que es vital modernizar explotaciones agrarias, crear regadíos e incorporar jóvenes al campo, entre otros aspectos. También se está ahondando en la calidad de los servicios públicos, manteniendo escuelas con cuatro alumnos, con el transporte a la demanda, acercando la atención primaria a los núcleos rurales… Y también se están llevando a cabo políticas territoriales como el Fondo de Cooperación Económica o el Plan de Convergencia Interior.

—La secretaria de Organización del PSOE de Castilla y León, Ana Sánchez, ya ha advertido que su partido va a hacer pivotar todo su programa electoral en la lucha contra la despoblación. Ese es el campo de batalla actual. Dígame alguna medida imaginativa para luchar contra este problema…

— Creo que no existen medidas milagrosas para un tema tan complicado. Creo que no es un problema solo autonómico, creo que se debe trabajar a todos los niveles para paliar los efectos de la despoblación. Por ejemplo, el Gobierno de España ha decidido introducir el reto demográfico como política de Estado. Y estará presente en los principales planes de desarrollo, como el de vivienda o el de desarrollo de banda ancha. El compromiso es que el 100% de los núcleos de población españoles cuenten en 2021 con acceso a Internet de al menos 300 megabytes por segundo. Yo creo que también se pueden desarrollar medidas de tipo discriminación positiva hacia los ciudadanos que decidan establecerse en el medio rural, por ejemplo, con reducciones fiscales.

— ¿Debe el Estado aportar más fondos para la lucha contra la despoblación?

— Sólo le voy a dar un dato en relación a lo que le he comentado antes: el Plan para la Extensión de la Banda Ancha supondrá una inversión de 525 millones de euros, el mayor esfuerzo en modernización de infraestructuras tecnológicas en España en mucho tiempo. Iniciativas como ésta demuestran que el Gobierno se toma en serio los problemas de los españoles. Que todos los núcleos de población tengan Internet a esta velocidad posibilitará que se compita en igualdad de condiciones, creación de empleo, ocio… todo asienta población.

— La Junta apoya la instalación de grandes empresas en este territorio. Es un hecho. Pero 7 de las 14 provincias españolas en las que cae el número de autónomos están en Castilla y León y eso lleva a pensar que a los pequeños, que son los que crean más empleo y de más calidad, no se les tiene en cuenta. ¿Cómo debería apoyarse a los más pequeños?

— Creo que habría que incentivarlos con medias fiscales, con rebaja de impuestos… como decimos siempre, poniéndoles una alfombra roja, porque desde luego que los pequeños y medianos empresarios son los que más apuestan por el empleo local, que en definitiva es el que asienta población en los municipios.

— En clave nacional. ¿Cuál cree que es la salida al embrollo catalán?

— Tras la detención de Carles Puigdemont hay un mensaje claro para todos los que osen poner en entredicho nuestra democracia: En España vivimos en un Estado de Derecho y las leyes están para cumplirlas. El que se niegue a aceptar esto, tarde o temprano tendrá que responder por ello. Ahora es el momento de dejar que la Justicia trabaje. Aquí no hay presos políticos, hay políticos presos porque han realizado actividades delictivas, como propiciar un golpe de Estado contra la legalidad vigente, contra el Estatut y la Constitución. Su único mérito ha sido enfrentar a los catalanes entre ellos y con los españoles.

—Cristina Cifuentes. ¿Qué le sugiere este hombre?

—He sentido todo lo que ha pasado, en primer lugar por la relación que ella tiene con Segovia. Ha sufrido una persecución. Y, todo hay que decirlo, a ella no se la ha medido con la misma vara que a otros políticos. Después de todo lo que ha ocurrido, su dimisión resultaba obligada, tanto de su cargo institucional en la Comunidad de Madrid como dentro del partido.
— Me gustaría saber su opinión sobre la prisión permanente revisable…
—Es una pena proporcionada, constitucional, revisable a partir de 25 años de condena, compatible con la reinserción, que existe en la mayoría de países europeos y avalada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. El mantenimiento de la prisión permanente revisable es un clamor social. Todos los indicadores publicados así lo reflejan, con un respaldo de al menos el 80% de los españoles (…)
El PSOE presentó un recurso ante el Tribunal Constitucional por lo que lo lógico y lo coherente sería no derogar esta pena hasta conocer el pronunciamiento del Alto Tribunal. Ciudadanos no tiene las ideas claras; ni principios firmes. En febrero de 2016, Ciudadanos y PSOE firmaron un pacto que incluía la derogación inmediata de la prisión permanente revisable, ocho meses después, en el pleno del Congreso, se abstuvieron y ahora, Ciudadanos quiere endurecerla.

— Por último, ¿qué conclusiones ha sacado Vázquez de la Convención Nacional del PP en Sevilla?

— El objetivo fundamental de la Convención ha sido rearmarnos programáticamente ante las próximas citas electorales, sobre varios ejes fundamentales: la recuperación económica y el empleo, la honestidad, el servicio público y la defensa de la Constitución y de la nación española. El balance ha sido muy positivo. Hemos hablado de asuntos capitales para España y para Castilla y León como el municipalismo o el reto demográfico y de Sevilla ha salido un partido más fuerte, más unido y más implicado con las cuestiones que preocupan a los ciudadanos. Acierta Rajoy cuando dice que España necesita más que nunca al PP porque España no se puede parar y nadie puede ofrecer a los españoles y a los castellanos y leoneses lo que nosotros les ofrecemos: experiencia, resultados y un proyecto de futuro.