Fernández pide “seriedad” para hablar de la autonomía de León

El líder de Podemos en la Comunidad cree que el debate es “sano” si se hace de forma “sosegada”

98
Pablo Fernández (centro), a las puertas del Congreso de los Diputados, en Madrid. / EUROPA PRESS
Publicidad

El líder de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, considera que el debate sobre la posible autonomía de León es “bueno y sano”, aunque demanda pausa y claridad para saber “qué se quiere” y la elaboración de un “estudio jurídico serio” sobre lo que implicaría segregar la Comunidad.

“Yo soy leonés y estoy muy orgulloso de ser leonés, tengo un enorme apego a mi tierra, quiero mucho a León y claro que tengo ese sentimiento de amor a mi tierra”, expresa Fernández antes de remarcar que lleva “cuatro años luchando” y partiéndose “la cara por solucionar problemas y mejorar la vida de la gente del conjunto de la Comunidad”. “Y así seguiré haciéndolo”, afirma.

En su opinión, “nunca se ha cerrado ese debate” sobre la posibilidad de que la provincia de León o la región leonesa -León, Zamora y Salamanca- pudiera configurarse como una autonomía propia, fuera de Castilla y León, aunque ha podido estar “más atenuado o silenciado en determinadas épocas”.

A raíz de la aprobación por parte del Ayuntamiento de León de una moción apoyada por el PSOE, UPL y el concejal de Podemos, Fernández demanda que este debate sea “sosegado”, “sereno” y “sin demagogias”, en el que sus promotores tengan claro “qué se quiere, cómo se quiere y cuál es la forma de materializar ese deseo”.

En este sentido, sostiene que “a veces cuando se habla o se suscita el tema de la autonomía de León o de la región leonesa muchas veces no se clarifica muy bien si es de la provincia de León, si es de la región leonesa conformada por León, Zamora y Salamanca”, por lo que pide que se realice un “estudio jurídico serio”.

Desde este punto de vista, asume que es una “cuestión complicada” de llevar a la práctica, pero apela a que desde el nacimiento de Podemos, “siempre” han dicho que “no hay por qué tener miedo a los debates y que no hay por qué temer a consultar a la gente y a escuchar los anhelos de la ciudadanía”.

Opina igualmente que en este caso “se está manipulando de una forma grosera”, al tratar de “equiparar de forma torticera la reivindicación del leonesismo” con el proceso de “la independencia de Cataluña cuando no tiene absolutamente nada que ver una cosa con la otra”.

Fernández remarca que jurídicamente la demanda de los leonesistas tiene marco constitucional a través del artículo 2 de la Carta Magna, por lo que lamenta las “críticas furibundas” y que “haya partidos políticos que amenacen con sancionar y con multar a concejales o alcaldes que puedan estar en una opción proclive a esa autonomía”.

Preguntado por la opción que votaría en caso de que finalmente existiera una consulta sobre la autonomía de León, Fernández contesta que hablar de eso es “avanzar mucho” y se trata de una cuestión que “requiere sosiego” y “tiempo”, porque sería un “proceso largo”, en el que es preciso “recabar todos los sentimientos que hay en la región leonesa”. “No sería una cuestión de hoy para mañana ni de corto plazo”, resume Pablo Fernández.