Alfonso Fernández Mañueco, en una de las últimas conferencias de presidentes./ EFE
Publicidad

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha pedido renovar la prudencia tras el estado de alarma y ante la nueva normalidad, porque “el virus sigue entre nosotros”.

Con motivo del fin del estado de alarma, el presidente Fernández Mañueco lanzó una declaración institucional en la que agradeció la colaboración y la solidaridad de las instituciones de la Comunidad, sus entidades locales, su tejido empresarial, sus organizaciones sindicales y su sociedad civil a lo largo de los más de tres meses en los que se ha prolongado esta situación.

Ante la nueva etapa en la desescalada que comienza ahora, el presidente animó a seguir siendo prudentes “porque el virus sigue entre nosotros”, por lo que no se debe bajar la guardia en esta transición hacia la normalidad que conllevará nuevos hábitos y nuevas normas para reducir riesgos y aumentar la seguridad.

EL VIRUS HA CAMBIADO LA VIDA

Tras recordar que el virus ha provocado mucho sufrimiento, especialmente a los que han perdido seres queridos, Mañueco recordó que también ha afectado de lleno a la vida de todas las personas, poniendo a prueba los sistemas de salud y de protección social, que en ambos casos han estado a la altura.

A partir de este momento, el presidente de la Comunidad aseguró que Castilla y León va a estar a la altura, y que la Junta liderará el nuevo proceso con iniciativa y anticipación, en el que encuadró el plan de transición a la normalidad dirigido a garantizar la seguridad sanitaria y contribuir, así, a la recuperación económica y social.

Garantizó que el sistema de salud de Castilla y León está preparado para responder en los hospitales, en los centros de salud y en los consultorios locales, para lo que seguirá siendo esencial “mantener el control y la vigilancia del virus, y un protocolo de rastreo que nos permita actuar rápidamente”.

Además, puso en valor la unidad existente en Castilla y León, donde acaba de suscribirse un pacto para la recuperación económica, el empleo y la cohesión social en la Comunidad, que servirá para “avanzar con la fuerza, la certeza, la confianza, el optimismo, la estabilidad y la esperanza que nos da la concordia”.

“el rasgo básico de la nueva etapa no debe ser una mayor relajación, sino una mayor conciencia. en manos de cada
uno está el contribuir
en este momento”

Según recalcó, con este acuerdo se traza el camino hacia la recuperación, pero también hacia la sostenibilidad, la modernización, la transformación digital y la calidad de los servicios públicos: en educación, sanidad y servicios sociales.

En esta declaración institucional, Fernández Mañueco no quiso olvidar a las miles de personas que se han visto afectadas en sus empleos, en sus negocios y en sus proyectos de vida, por lo que ayudarlas a salir adelante es la gran prioridad de la Junta de Castilla y León a través de una recuperación justa, cohesionada y equilibrada.

El presidente de la Junta afirmó que el rasgo básico de la nueva etapa no debe ser una mayor relajación, sino una mayor conciencia, por lo que está en mano de cada uno contribuir al éxito de esta nueva etapa, y ha vuelto a efectuar “un llamamiento a la responsabilidad individual y colectiva del conjunto de la sociedad castellano y leonesa”.