El Presidente de la Junta participó ayer en el minuto de silencio por la mujer asesinada en Valladolid.
El Presidente de la Junta participó ayer en el minuto de silencio por la mujer asesinada en Valladolid. / Rubén Cacho

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, descartó convocar elecciones anticipadas en la Comunidad “si no se producen circunstancias extraordinariamente graves” ya que su intención es “agotar el mandato”. Sobre si ha pensado en cesar al vicepresidente, Juan García-Gallardo, por la polémica de las medidas provida, zanjó: “No, ese es un debate que en estos momentos no está en mi cabeza. Ni ha estado”. No obstante, que las coaliciones tienen “sus momentos complicados” y aseguró que “hay cosas que haría de manera distinta a Vox en el fondo y en la forma”, según precisó en una entrevista concedida al programa Herrera en Cope.

Fernández Mañueco reconoció que desde la Junta “todos” deben “mejorar la forma de comunicar las decisiones” del Gobierno autonómico, aunque también quiso dejar claro que las decisiones de dicho Ejecutivo autonómico “no se toman en despachos de Madrid, sino en despachos de Castilla y León”, y no acepta que “Pedro Sánchez quiera dirigir y torpedear e interrumpir el gobierno cotidiano de Castilla y León”. “No me parece razonable, sensato ni legítimo, sino despropósito de un hombre que ha demostrado que no tiene escrúpulos y quiere atacar a una comunidad comprometida con España y la constitución española como es Castilla y León”.

“Absolutamente en la vida no hay nada, pero sí es verdad que cuando convoqué las elecciones hace algo más de un año, en diciembre de 2021, lo hice pensando en el interés general de la Comunidad. Ya había habido una moción de censura presentada por órdenes de Sánchez, con tránsfugas que en aquel momento se negaban y ese fin de semana se fotografiaban con el propio Sánchez. Antes de que hubiera otra moción de censura ilegítima, parecía razonable dar la voz a las personas de Catilla y León”, argumentó.

Además, el presidente del Ejecutivo autonómico precisó que “el interés general dejaba bien claro que quienes estaban en lucha ilegítima por conseguir el poder perdieron el respaldo electoral y ese interés general debe presidir cualquier decisión”. No obstante, remarcó, que no considera que “en estos momentos se den las circunstancias para convocar elecciones en nuestra Comunidad”, pese a la polémica surgida la semana pasada a raíz del protocolo de atención a la mujer embarazada.

“Puedo cesar a todos los miembros del Gobierno de Castilla y León porque así lo establece el Estatuto de Autonomía. Igual que puedo convocar elecciones, lo hice, y se me criticó por tomar una medida excesivamente contundente. Lo que pactamos, lo que se habló y los trabajos que hicieron Sanidad y Vicepresidencia están especificados en la nota de prensa. Ahí no se habla de medidas provida ni antiaborto, ni de modificar el protocolo de interrupción voluntaria del embarazo. La idea era distinta, fomento de natalidad y apoyo a las familias”.

En este sentido, matizó que “es verdad que se tienen que analizar las circunstancias en cada momento”. “Dije eso durante bastantes meses la legislatura pasada y al final tuve que convocar porque las circunstancias y el interés general me obligaban a tomar una decisión de estas características. Mi intención es agotar el mandato, es lo que nos reclaman los ciudadanos. Si no se producen circunstancias extraordinariamente graves que afecten al interés general, yo no convocaré elecciones anticipadas”.