Juan Carlos Suárez-Quiñones, consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León. / KAMARERO

La reducción de la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera en un 25 por ciento y de la generación de residuos en un 15 son dos de los pilares de la nueva Estrategia de Economía Circular aprobada este jueves por la Junta de Castilla y León.

Entre los objetivos estratégicos de este documento figura implantar la cultura de ‘residuo cero’, que se traduce en unos objetivos cuantitativos y revisables cada tres años, ha destacado en rueda de prensa el consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones.

Además de introducir el objetivo de reducir emisiones y residuos, esta estrategia recoge la finalidad de aumentar la productividad de los materiales en un 20 %; incrementar la tasa global de reciclado de materiales en un 35 %; incrementar la tasa de cicularidad de los materiales en un 40 %; mejorar un 10 % la eficiencia en el uso del agua o conseguir que al menos el 30 por ciento de las contrataciones públicas incorporen criterios de economía circular.

Para la aplicación de la Estrategia de Economía Circular, la Junta de Castilla y León elaborará planes de acción trienales con actuaciones concretas y dotadas presupuestariamente para el periodo considerado, incluyendo el seguimiento de la Estrategia.

En la elaboración de esta Estrategia se ha contado con la participación de un amplio abanico de sectores y ámbitos de actuación implicados.

En paralelo al proceso de elaboración de la Estrategia de Economía Circular se han ido desarrollando diferentes herramientas y servicios de apoyo a los agentes clave de Castilla y León, como el mapa del ecosistema de la Economía Circular de Castilla y León o el análisis del Metabolismo Económico y del flujo de materiales de Castilla y León.

El cambio climático, un problema “de primera magnitud”

Preguntado con motivo de la próxima celebración de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha asegurado a Efe que el cambio climático es “un problema de primera magnitud para el mundo y, por tanto, también lo es para Castilla y León“.

“Aunque previsiblemente nuestra tierra no va a ser de las zonas que están afectadas de forma más rápida y fuerte, sí seríamos unos irresponsables si pensásemos que en este mundo global el futuro de una parte se puede aislar del futuro de todos”, ha reflexionado el presidente.

De este modo, para Fernández Mañueco, la pandemia ha demostrado una vez más que “todos los países, continentes, habitantes somos interdependientes“. “Cada uno de nosotros tiene que hacer todo lo posible para evitar los males globales y Castilla y León va a estar a la altura“, ha añadido.

Asimismo, preguntado por la amenaza climática que más preocupa a Castilla y León, Fernández Mañueco ha recordado que esta es la autonomía con mayor arbolado de España, la que mayor energía renovable genera y la que tiene mayor extensión. Como consecuencia, la Junta tiene “la responsabilidad de seguir protegiéndola“.