Alfonso Fernández Mañueco, en una comparecencia en la Junta./ E.P.
Publicidad

El presidente de la Junta de Castilla y León, el popular Alfonso Fernández Mañueco, fue tajante ayer domingo al advertir de que la comunidad autónoma no se puede perder en “quimeras imposibles” que, según considera, “manipulan” los sentimientos que todos los castellanoleoneses tienen por su tierra con el único objetivo, añadió, de buscar desviar la atención “de lo importante”, en referencia a la gestión de lo público para garantizar un futuro mejor para todos. En una entrevista a la agencia Europa Press para repasar el año a punto de terminar, el presidente de la Junta se refirió a la moción aprobada el viernes en el Ayuntamiento de León a favor de la autonomía de la Región Leonesa –una iniciativa de UPL que fue respaldada por los ediles de PSOE y de Podemos y rechazada por los del PP y Ciudadanos– para insistir en que España no se puede permitir las “aventuras territoriales” que achaca al PSOE de Pedro Sánchez y a la “mutación genética” del “sanchismo” en esta comunidad.

“El bienestar de las personas de Castilla y León en ningún caso pasa por dividir, enfrentar o levantar fronteras”, explicó Fernández Mañueco, que hizo un llamamiento a la obligación y a la responsabilidad de trabajar para mejorar la vida de todos los castellanoleoneses.

“Nuestro Gobierno garantiza la unidad y la integración de las personas en Castilla y León frente a los políticos que intentan arrastrar a la sociedad en luchas en las que todos salimos perdiendo”, añadió el jefe del Ejecutivo de Castilla y León para quien, hechos como la moción para pedir la independencia de León, hacen “más necesario que nunca” reivindicar el “autonomismo útil” para la gente.

Fernández Mañueco aboga por aplicar ese autonomismo útil a la lealtad con España en una situación en la que, según lamenta, el PSOE está dispuesto a “cuestionar todo” y que es capaz de pactar con los que no creen en este país, a lo que añadió que algunos dirigentes se “permiten” poner en duda el actual modelo autonómico.

“El proyecto de Castilla y León como Comunidad ha sido y está siendo beneficioso para todas las personas”, reivindicó finalmente el presidente de la Junta que se refirió en concreto al sistema educativo castellanoleonés, “que se encuentra entre los mejores del mundo”; y los servicios sociales, “a la cabeza de España”.