El Plan PAHIS 2020 establece la gestión del patrimonio en la región

El programa articula estrategias de protección, conservación y difusión de bienes culturales en Castilla y León, Atiende a estrategias europeas de sostenibilidad y desarrollo social

73

El Plan PAHIS 2020 parte de la experiencia de planificación desarrollada por la Consejería de Cultura y Turismo y de la consideración de la realidad demográfica, social y económica de la Comunidad y es un instrumento de trabajo que articula las estrategias de gestión, investigación, protección, conservación y difusión del patrimonio cultural de Castilla y León en los próximos años. El Plan propugna un modelo de gestión integral del patrimonio cultural más sostenible para atender a la desproporción estructural entre el número de bienes culturales de Castilla y León y los recursos económicos, a la vez que potencia la participación de la sociedad, en el objetivo común de la conservación y puesta en valor del patrimonio cultural.

El PAHIS 2020 tiene en cuenta los objetivos de otros planes autonómicos y, a su vez, atiende a las estrategias europeas de sostenibilidad, eficiencia y desarrollo social. Incorpora una percepción más actual de los bienes culturales y un concepto moderno de gestión del patrimonio cultural, que parte de la vinculación conceptual y física entre patrimonio y territorio y presenta nuevos enfoques para afrontar desde las administraciones públicas, los retos que plantea la conservación del patrimonio cultural, impulsando la concertación público-privada y otros mecanismos de valorización social y económica en la actuación sobre el patrimonio cultural.

Si hasta ahora se trataba de agentes y mundos aparentemente distantes de aquellos más académicos y administrativos dedicados al estudio, divulgación y conservación del patrimonio cultural, hoy en día se trata de realidades sociales imprescindibles que han de formar parte del proceso de gestión pública y privada que se ocupa del patrimonio.

Todo el documento viene informado por cinco principios generales: sociedad, conocimiento, sistema, territorio y cooperación. En este sentido, la participación ciudadana es básica en la gestión de un patrimonio cultural que le reconoce como suyo, que es un motor de desarrollo económico y social y que, en definitiva, contribuye a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. Por otro lado, el patrimonio cultural está ligado a la investigación y a la necesidad de establecer criterios, técnicas, procedimientos y tecnologías aplicables a la gestión de los bienes. Todo ese conocimiento debe ser, en última instancia, transferido al resto de la sociedad.

Se parte de la vinculación del patrimonio con el territorio, conformando una única realidad. Esta visión sistémica se aplica también a su gestión, que debe ser compartida con todos los actores implicados, de manera coordinada y planificada. El territorio de Castilla y León tiene una dimensión cultural y social indudable. Constituye el escenario de desarrollo de las manifestaciones culturales y el espacio en el que deben compatibilizarse las actuaciones de gestión del patrimonio con las desplegadas por otros agentes para el desarrollo socioeconómico de la Comunidad. Finalmente, la coordinación entre todos los actores públicos y privados en la protección, conservación, investigación y difusión del patrimonio es una necesidad para lograr la sostenibilidad económica y eficiencia técnica de la gestión del patrimonio cultural.

El PLAN propone una nueva metodología de planificación sistémica, dinámica y participativa, sometida a una evaluación continua, para facilitar una mejor gestión de los bienes culturales. Se procura que sus propuestas sean pautas de actuación, no sólo para la administración pública sino también para instituciones, entidades, agentes y colaboradores implicados en la gestión del patrimonio. Se trata de un documento abierto y transversal que facilita y busca la participación de los agentes sociales implicados.