Publicidad

Tal y como se esperaba, aunque en León se escapó una gran ocasión de haber dado una de las grandes campanadas de la Liga, el Viveros Herol Nava cerró su doble ‘visita al dentista’ con cero puntos, superado por poco por el Ademar de León, y por bastante más por un FC Barcelona que es el único conjunto que se ha mostrado verdaderamente inalcanzable para el equipo segoviano.

Estas dos derrotas han llevado al Viveros Herol Nava a una situación clasificatoria que empieza a considerarse algo más ‘normal’ teniendo en cuenta la categoría de recién ascendido que ostenta el equipo. Poco a poco los peor clasificados van sumando puntos, aunque no todavía con la regularidad suficiente como para hacer saltar las alarmas en el conjunto segoviano, que afrontará ahora una parte algo más benévola del calendario, comenzando por la visita a la cancha del Balonmano Benidorm, que no pasa por su mejor momento de la temporada, después de haber protagonizado un buen arranque de competición.

El equipo afronta ahora una parte menos exigente de la primera vuelta, con rivales como Benidorm, Puente Genil y Anaitasuna

Teniendo en cuenta que restan cinco jornadas para el final de la primera vuelta, la renta de puntos que atesora el Balonmano Nava es suficientemente tranquilizadora, sin olvidar que el equipo se ha medido ya ante los más grandes de la competición salvo el Bidasoa Irún. Aunque la distancia con el descenso se ha acortado, hay un buen número de equipos entre el navero y los que ocupan las últimas posiciones de la clasificación.

Los siguientes rivales, que serán Puente Genil en Nava de la Asunción, y Anaitasuna en Navarra, serán importantes para definir la suerte del Viveros Herol Nava en la competición. De conseguir cuatro puntos en dos tres encuentros antes del partido frente al Bidasoa Irún, el equipo de Dani Gordo afrontará la segunda vuelta con mucha menos presión.

DOS EN PROBLEMAS

Decía el seleccionador nacional, Jordi Ribera, que había que esperar hasta la décima jornada de la liga para tomar una referencia clara de los objetivos de los equipos en la Liga Asobal. Y, llegados a esta jornada, dos equipos como el Quabit Guadalajara y el Recoletas Atlético Valladolid aparecen metidos en problemas, situados en la zona baja de la clasificación y sin conseguir salir de una mala racha que se prolonga desde hace un buen número de jornadas.

Dos puntos de diez posibles han sumado pucelanos y alcarreños en las últimas cinco jornadas, lo que les ha llevado a los puestos bajos de la tabla, coqueteando con unas posiciones de descenso que parecían destinadas a otros equipos.

En el lado contrario se encuentra el Fraikin Granollers, que con seis puntos sumados de diez posibles ha salido con rapidez de las plazas complicadas de la clasificación, para liderar el grupo de equipos que, colocados en la mitad de la tabla, tienen pocas aspiraciones de alcanzar a los cinco primeros, pero aspiran a pasar una segunda vuelta sin problemas.