turistas
Turistas en la entrada de la calle Infanta Isabel en el presente verano./ ISABEL ORIA

El turismo internacional ha recuperado el pulso con un incremento del número de viajeros que visita Castilla y León pero aún no ha alcanzado los niveles prepandemia. Y es que la pandemia que se inició en marzo de 2020 ha supuesto un duro golpe para uno de los sectores que genera tanta riqueza y empleo como es la hostelería y los servicios.
El número de viajeros extranjeros en la Comunidad entre enero y septiembre de este año alcanzó los 808.111, lo que supone un 20,4 por ciento menos que el mismo período registrado en 2019, que es el ejercicio de referencia al no estar afectado por la crisis sanitaria. Por lo tanto, Castilla y León está aún por debajo del millón de viajeros que se contabilizó en los nueve primeros meses de hace tres años.
La estadística de movimientos turísticos en frontera (Frontur), publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y recogida por la Agencia Ical, señala que en el acumulado hasta septiembre visitaron la Comunidad de 808.111 extranjeros. Supone duplicar la cifra contabilizada en los nuevos primeros meses de 2021, que se quedó en 343.085, que fue un ejercicio que aún estuvo marcado por las restricciones de los viajes internacionales. Eso sí, es un dato por debajo de los 1.015.771 alcanzados en ese período en 2019.
La caída del número de viajeros foráneos en Castilla y León en comparación con el período de antes de la pandemia es algo generalizado a nivel nacional, aunque el descenso en el conjunto de España es inferior, al situarse en el 16,5 por ciento. En todo caso, el país ha recibido diez millones menos de turistas extranjeros, al pasar de los 66,9 millones contabilizados entre enero y septiembre de 2019 a los 55,9 millones del mismo período en 2022. Además, la cifra registrada en lo que va de año casi triplica la que hubo en los nuevos primeros meses del año pasado, cuando hubo 19,7 millones de viajeros internacionales en España.

FRANCIA, A LA CABEZA

Lo que no cambia es la nacionalidad de los que visitan la Comunidad, puesto que los franceses siguen a la cabeza. En concreto, 352.567 fueron registrados en la estadística de Frontur, lo que significa el 43,5 por ciento del total de turistas extranjeros. Pese a ello, ese número de visitantes del país vecino es un 14 por ciento menos que los que hubo en 2019. Les siguieron, muy de lejos, los portugueses, que sumaron 127.608, aunque son un 28 por ciento menos que hace dos años. A continuación, aparecen los 72.297 visitantes del resto de Europa, los casi 50.000 ingleses, los 42.000 alemanes, los 35.000 holandeses y los 33.000 belgas e italianos, en cada caso.
El INE también publicó la Encuesta de Gasto Turístico (Egatur), que contabiliza el desembolso económico realizado por los turistas internacionales. En el caso de Castilla y León, el gasto total de estos viajeros se situó en los 435 millones de euros entre enero y septiembre de 2022, un 16,3 por ciento menos que lo contabilizado en el mismo tiempo de 2019, cuando alcanzó los 519 millones. En todo caso, el desembolso es cuatro puntos menos que la caída de viajeros. Al igual que en la estadística de Frontur, la comparativa con el año pasado es muy a favor de 2022, al ser 159 frente a 435 millones de euros.

GASTO MEDIO DE 538 EUROS

El gasto medio por turista en la Comunidad se situó en lo que va de año en 538 euros, con un incremento de 28 euros en comparación con el registrado en 2019. Es una cifra que es menos de la mitad del desembolso realizado a nivel nacional, donde se elevó a 1.218 euros en los nueve primeros meses de 2022 frente a los 1.098 de 2019.
Con la vista puesta en la Feria Internacional del Turismo de Interior (Fitur), que tendrá lugar entre el jueves y domingo en Valladolid para celebrar sus 25 ediciones, la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte destacó a la Agencia Ical que Castilla y León ha crecido más que la media nacional en los meses de verano (julio, agosto y septiembre), con un 101 por ciento en el caso de la Comunidad y un un 80 por ciento en España. Algo que es aún más palpable, precisó, en agosto cuando la subida fue del 114 frente al 69 por ciento.