El reparto de consejerías dilata el acuerdo PP-Cs para la Junta

Los populares, que cuentan con 29 procuradores por 12 del partido naranja, defienden que se vea reflejada la proporcionalidad, por la opción paritaria que quiere la formación de Igea

184
El candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (dcha). / EFE
Publicidad

El número de consejerías que gestionarían PP y Ciudadanos en Castilla y León en el caso de cerrar el acuerdo de gobernabilidad que aún negocian separa por el momento a ambas partes, con los populares partidarios de aplicar la proporcionalidad, frente a la paridad que defiende Cs.

Fuentes de ambas formaciones explican que después de las conversaciones de la pasada semana, en la que se consiguieron avances en el ámbito programático, pero que culminaron enrarecidas por el preacuerdo suscrito en el ámbito nacional para afrontar el sábado las constituciones de los ayuntamientos, ahora deberán acometer el reparto de departamentos y los nombres, que han sido uno de los escollos conocidos desde el principio de la negociaciones.

Ambas partes pretenden hacer valer sus ‘ases’: por un lado el PP insiste en que logró 29 procuradores frente a los 12 de Ciudadanos, por lo que rechazan la paridad que pide la formación naranja bajo la premisa de que sus representantes, aunque menores en número, son decisivos para que se pueda formar gobierno.

Con la constitución de las Cortes el viernes y sin que representantes de ambos partidos se atrevan a decir todavía quién será el nuevo presidente o presidenta del Legislativo, lo que parece claro es que un acuerdo entre PP y Cs depararía que esa responsabilidad sería para un procurador naranja y los nombres del exportavoz de Cs, el salmantino Luis Fuentes, y de la leonesa Ana Carlota Amigo son los que más aparecen en las quinielas.

El silencio del candidato autonómico de Ciudadanos, Francisco Igea, sólo roto el fin de semana con una cita del Antiguo Testamento que incluyó en su fotografía de perfil de las redes sociales y que alude a que hay tiempo para todo, contrasta con las numerosas entrevistas radiofónicas que están manteniendo tanto el candidato popular, Alfonso Fernández Mañueco, como el socialista Luis Tudanca.

En primer lugar, Mañueco sostuvo en Onda Cero que lo importante en su acuerdo con Cs es cerrar el programa, mientras que consideró que los “sillones son lo último”, en referencia a la posibilidad de que Luis Fuentes pueda presidir las Cortes.

Mañueco insistió en que aunque el candidato de Cs a la presidencia de la Junta, Francisco Igea, es un “duro y hábil negociador”, cree que van a poder entenderse ya que comparten el objetivo de lograr “lo mejor y el mejor futuro para los jóvenes” de la Comunidad.

La “renovación” del PP

“Yo soy la renovación en el PP”, mantuvo Mañueco, quien recordó que ya tienen un acuerdo de principios con Cs sobre un “proyecto de gobierno renovador, transformador, moderado y liberal”, que en su opinión fue lo que pidieron los votantes el pasado 26 de mayo.

Por su parte, Tudanca acusó en Cope a Igea de haber “defraudado” a los votantes de la Comunidad y de “justificar el régimen del PP” por incumplir su palabra dada en campaña.

A escasos días de que se constituyan las Cortes, el candidato socialista a presidir la Junta reconoció que, hasta la fecha, no se ha producido ningún tipo de contacto formal con la formación naranja para intentar conformar un gobierno “moderado y de cambio” porque desde Madrid “lo han vetado”.

Son estas unas negociaciones “impuestas por los hombres de negro de Madrid” del PP y de Cs, que están tratando a Castilla y León como una comunidad “de segunda”, zanjó Tudanca.