El rector de la UVa, expectante ante el mayor apoyo de la Junta

Antonio Largo asegura no haber recibido “muchas señales” del aumento de financiación anunciado

El rector de la Universidad de Valladolid, Antonio Largo, en su despacho. / EUROPA PRESS
Publicidad

El rector de la Universidad de Valladolid (UVa), Antonio Largo, asegura encontrarse “expectante” y con perspectivas “positivas” sobre la materialización del anunciado incremento de la financiación a las universidades de Castilla y León por parte de la Junta, aunque reconoce que por el momento no ha recibido “muchas señales”.

El rector asegura que espera una apuesta “decidida” para la educación superior por parte del Ejecutivo autonómico para las instituciones académicas públicas, donde se da la “mejor formación” y se realiza “mayor investigación”.

También sobre financiación, señala al “hándicap importante” que ha supuesto la ausencia de un gobierno estable ya que al continuar con presupuestos prorrogados no se puede avanzar en la solución de problemas de la institución, como las plantillas, que es uno de los capítulos que “más penalizados” se encuentran por esta cuestión.

En este sentido, incide en que durante 2019 se ha conseguido terminar con las listas de acreditados a profesor titular y a catedrático de la UVa, donde se arrastraba una lista importante de personas que “llevaban años esperando”.

“Lo que queremos para 2020 es rejuvenecer más las plantillas, es uno de los retos que tenemos, no sé si tendremos más disponibilidad presupuestaria, aunque parece ser que la Junta nos dice que no”, avanza Antonio Largo, para reiterar que apostará “fuertemente” por las plazas de profesores jóvenes.

Asimismo, precisa que para este ejercicio también se espera limitar el número de profesores asociados, que trabajan “en precario”, ya que la UVa tiene “más de los que se desearía”, y asegura que se apostará por la figura de los profesores ayudantes doctores.

Proyectos europeos

En el ámbito de la investigación, garantiza el apoyo a los investigadores con contratos postdoctorales y el refuerzo del apoyo para captación de proyectos europeos, tal y como se hizo el pasado año con la incorporación de dos personas que ayudan a articular las propuestas.

Tras un 2019 “muy exigente”, en el que la institución ha avanzado en el ámbito de la docencia de calidad, la empleabilidad y la internacionalización, el rector también mira de cara al futuro con la intención de sumar nuevos títulos tras la última incorporación del Grado en Ingeniería Biomédica.

En concreto, se trabaja en propuestas que están en fases “muy incipientes” y que pertenecen a distintos ámbitos como las Ciencias Sociales y las Humanidades, si bien la oferta deseada también va por la vía de la tecnología.

Así, la UVa pretende incorporar a su oferta el Grado de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte para el campus de Soria o una propuesta de Ingeniería Energética para Ingenierías Industriales en Valladolid.

Otro de los objetivos futuros, en el que ya se avanzó en el pasado ejercicio, es el cuidado de los alumnos de la institución, para los que se busca la empleabilidad, sobre todo orientada al desarrollo profesional en el entorno de Castilla y León.

“Queremos que los egresados sean conscientes de que también en el entorno más próximo, en Castilla y León, pueden encontrar oportunidades laborales interesantes”, indica Antonio Largo, quien lamenta que los jóvenes miren “primero a Madrid” a la hora de buscar empleo.

Aunque en la Universidad se ha realizado una “labor intensa” por la captación de nuevos estudiantes, y se ha notado una subida “notable” en los alumnos de máster o en campus como el de Segovia, el rector también apunta a la “no muy boyante” demografía y a la despoblación.

Esta última supone, a su juicio, una pérdida de talento ya que la institución forma profesionales que cuestan “un dinero de los recursos públicos” y que se marchan a desarrollar su talento a otras regiones.