Un trabajador realiza la poda en verde en las viñas de 125 años de antigüedad en la localidad segoviana de Nieva. EFE
Publicidad

El presidente regional de ASAJA de Castilla y León, Donaciano Dujo, pidió que “no se criminalice” al sector del vino que solo quiere es recoger la uva y dar trabajo, pero “no son policías” para controlar si los trabajadores cumplen medidas sanitarias cuando ha acabado la jornada laboral.

Dujo, que participó en la trigésimo séptima edición de la Asamblea de ASAJA Soria, valoró a preguntas de los periodistas el inicio de la campaña de la vendimia en las cerca de 75.000 hectáreas en las once denominaciones de origen de la Comunidad, la contratación de temporeros y las medidas para evitar contagios por el Covid-19.

“Si se contagian los temporeros fuera de la vendimia no es un problema achacable al viticultor, sino que es el perjudicado”, puntualizó.

LA VIVIENDA

Dujo aseguró que los viticultores no tienen que proporcionar casa a los vendimiadores, “porque mayoritariamente son gente de la zona”, y con los temporeros, si son comunitarios, “no están obligados”.

No obstante el presidente de ASAJA en Castilla y León señaló que las administraciones autonómica y nacional tienen la responsabilidad sanitaria y “tendrían que poner, -y sé que están con ello, porque lo he hablado con el consejero-, los medios posibles para que en el caso que se den circunstancias de contagio, poder aislar a esas personas”.

El responsable de la asociación agraria insistió en que hay que recoger la uva en las mejores condiciones posibles y hacerlo con todas las medidas de seguridad.

RIESGO DE ILEGALIDAD

Además aclaró que a la hora de contratar a los vendimiadores hay que diferenciar, por un lado, a las personas que son de la zona y conocidos por el titular de la bodega, y por otro, cuando lo contratan empresas, donde ha habido hasta ahora “algún riesgo de ilegalidad”.

“Nosotros hemos pedido, conjuntamente con CC.OO. y UGT, a la Consejería de Empleo, que a través del ECyL se abra una bolsa específica de contratación para que no haya esas empresas e intermediarios, que muchas veces no cumple la legalidad”, demandó.

Dujo reconoció que tiene mala perspectiva sobre la venta del vino, por existir ya muchas bodegas con mucho producto almacenado, por no poderlo vender desde marzo, y otra vendimia buena, como la que viene, acumulará el stock, y tendrá como repercusión una caída de precios importante.

“En Rueda están amenazando con no recoger la uva. Hago un llamamiento a las bodegas a que hagan los máximos esfuerzos por coger todo el producto y apechugar entre todos, para no dejar tirados a los viticultores”, concluyó.