El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (d), preside la reunión del Consejo del Diálogo Social celebrada esta mañana de forma telemática. EFE/Nacho Gallego

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha rubricado este miércoles de manera telemática con los integrantes del Diálogo Social –Cecale, UGT y CC.OO– el Plan de Choque para el Empleo que recoge 27 medidas por un montante de 82,3 millones de euros para paliar las consecuencias económicas y sociales de la COVID-19 en los principales sectores de la actividad, con especial atención a la hostelería.

Es un golpe económico importante“, ha aseverado el presidente de la Junta en la presentación del tercer acuerdo del Diálogo Social que firma este año, el segundo en plena pandemia del coronovirus, desde el reconocimiento de que “probablemente” no será suficiente y de que habrá que hacer un nuevo esfuerzo en el futuro, con una petición expresa de colaboración por parte del Gobierno de la nación, con un plan propio, y de las corporaciones locales.

Fernández Mañueco, que ha preferido no precisar cuándo se materializarán las ayudas, se ha comprometido a agilizar los trámites para que puedan ser una realidad “cuanto antes” y ha sido tajante al garantizar que la Junta cumple y cumplirá lo pactado en el seno del Diálogo Social al que ve “más vivo que nunca” fruto de un diálogo “fructífero y cordial” que, según ha admitido, ha podido demorar un poco el consenso final tras analizar las distintas propuestas y alternativas.

Las 27 medidas del Plan de Choque por el Empleo, que desarrolla a su vez el punto 25 del Pacto para la Recuperación Económica, el Empleo y la Cohesión Social firmado el pasado 17 de junio por la mayoría de los grupos políticos con representación en las Cortes, se dirigen prioritariamente a pymes y autónomos de los sectores que peor lo están pasando, como la hostelería, el turismo y el comercio, y a los desempleados y colectivos más vulnerables.

Es el acuerdo que necesita Castilla y León“, ha defendido el presidente de la Junta que ha cifrado en 21,4 millones de euros la partida destinada a las “ayudas específicas o preferentes” para los autónomos y para las empresas de la hostelería que podrán acceder también 11,4 millones en programas generales de liquidez y crédito con avales a interés cero que presentará “en los próximos días”.

Para ello, ha detallado, se habilitan subvenciones directas para la adecuación de espacios seguros que permitan continuar con la actividad en la temporada de invierno mediante el cerramiento de terrazas y la instalación de mobiliario de confort (mamparas, estufas, cortavientos*); ayudas para financiar las cuotas a la Seguridad Social de los trabajadores y las contrataciones necesarias para sustituir a empleados de baja por COVID-19; líneas para incentivar la demanda y para la adquisición de equipos de protección colectiva.

También se contemplan apoyos financieros para que las empresas del denominado ‘canal Horeca‘ (hoteles, restaurantes y cafeterías) puedan afrontar los pagos a sus proveedores, con el objetivo de garantizar liquidez al sector primario autonómico, y se establecen bonificaciones al consumo de servicios turísticos realizados en establecimientos de Castilla y León y ayudas al mantenimiento del empleo.

Por su parte, se prevén 12,2 millones de euros en actuaciones para reactivar el consumo y para impulsar el comercio de proximidad además de medidas de apoyo a los promotores de actividades culturales, feriantes o promotores de orquesta.

Desde el punto de vista del empleo, el Plan destina siete millones de euros para una línea de ayudas para fomentar la contratación de desempleados por parte de las entidades locales; para apoyar a mayores de 55 años que se hayan quedado sin su puesto de trabajo durante esta pandemia, y para complementar las prestaciones de trabajadores afectados por Expedientes de Regulación de Empleo (ERTEs) por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

Este Plan de Choque contempla otras medidas para que empresas y trabajadores puedan adaptar su sistema productivo a las necesidades del futuro y a los cambios que se están produciendo en el mercado laboral y que se han visto acelerados por la pandemia. En este sentido, el documento recoge incentivos a la digitalización, modernización y mejora de la seguridad de las empresas, por 10,3 millones, así como programas para la formación y cualificación de trabajadores y desempleados en competencias digitales por 11,4 millones.

Según ha explicado el presidente, el montante saldrá de créditos residenciados en distintas consejerías y no será preciso esperar a contar con el nuevo presupuesto sino que se podrá llevar a cabo con el vigente y prorrogado de 2018 en su objetivo de “cumplir lo pactado” y continuar con la “hoja de ruta” marcada por un Gobierno que, según ha asegurado, tiene “las puertas abiertas” del despacho de Presidencia a “todas las personas y a todos los sectores en crisis”.

En este sentido, Fernández Mañueco ha vuelto a reivindicar a Castilla y León como un ejemplo para toda España de la capacidad de diálogo, acuerdo y concertación y ha llamado a valorar y a sentirse orgullosos de esta seña de identidad de la Comunidad.

“El Diálogo Social está vivo porque consiste en discutir, presentar propuestas, alternativas a las propuestas, seguir dialogando. En ninguna situación se ha roto o levantado de la mesa”, ha aclarado el presidente quien ha constatado declaraciones “correctas, colaboradas y constructivas” frente a los “profetas del desastre” que auguraron el final del diálogo social. “Una vez más hoy se han vuelto a equivocar”, ha espetado.