Carteles de 'se vende' en una vivienda situada en Segovia capital./ NEREA LLORENTE
Publicidad

El precio de la vivienda nueva creció en Castilla y León un 0,9 por ciento interanual y un 0,4 semestral, hasta los 1.632 euros por metro cuadrado, según un estudio de la Sociedad de Tasación que señala que el mercado “resiste el impacto del Covid-19” en el interior peninsular.

En el conjunto de España, este tipo de inmueble ha alcanzado un importe medio de 2.472 euros por metro cuadrado, con una subida interanual del tres por ciento que se ha moderado durante el primer semestre hasta el 0,8 por ciento.

Burgos se sitúa como el municipio de Castilla y León con el precio medio de vivienda nueva más elevado, con 1.836 euros por metro cuadrado, tras un incremento interanual del 0,7 y semestral del 0,5 por ciento.

En el ranking se completa en los primeros puestos con Salamanca (1.804 euros por metro cuadrado), con una variación del 1,7 por ciento anual y 0,2 semestral; Valladolid (1.676), con un 0,4 y un 0,2 por ciento, y Segovia (1.620), con un 0,6 por ciento tanto interanual como semestral.

En quinta posición se sitúa el municipio burgalés de Miranda de Ebro, cuyo importe medio de vivienda nueva (1.596), se sitúa por encima del resto de las capitales de provincia de la Comunidad. Su evolución ha sido del 0,7 anual y del 0,4 por ciento semestral.

Dentro de Castilla y León, el listado de los municipios con la vivienda nueva más elevada se completa con Soria (1.545), Palencia (1.482), León (1.465), Aranda de Duero (1.371), Zamora (1.327) y Ávila (1.314 euros por metro cuadrado). Destaca el caso de Aranda de Duero, que, junto a Miranda de Ebro, se sitúan como los únicos municipios no capitales de provincia de la lista.

En cuanto al Índice de Confianza Inmobiliario elaborado por Sociedad de Tasación ha disminuido 6,5 puntos en Castilla y León hasta situarse en 39,9, mientras que en el conjunto de España ha registrado un descenso de 6,3 puntos durante el último trimestre y se encuentra en 43 puntos.

En cuanto al Índice de Esfuerzo Inmobiliario, que mide el número de años de sueldo íntegro que un ciudadano medio necesitaría destinar para la compra de una vivienda de tipo medio, se sitúa en 5,4 años en Castilla y León. Como referencia, este indicador se sitúa a nivel nacional en 7,3 años.