El jurado del circuito

Alipio Pérez-Tabernero, David Luguillano, Domingo Delgado y Marcos Sanchidrián componen el jurado

El jurado del circuito de novilladas con picadores de Castilla y León está compuesto por el ganadero Alipio Pérez-Tabernero, el diestro David Luguillano, el aficionado e historiador Domingo Delgado de la Cámara, y el periodista Marcos Sanchidrián.

”Va a haber mucha diversidad, tanto en estilos como de encastes. Lo bonito de cualquier actividad es la variedad. Los novilleros van a estar con mucha ilusión, muchas emociones y muchos nervios porque para ellos es un examen muy difícil y duro pero esta profesión es muy dura. Estoy seguro de que ellos van a poner todo de su parte”, cuenta el matador de toros David Luguillano.

Por su parte, Delgado de la Cámara destaca que el circuito está orientado, sobre todo, a sacar matadores de toros: “El certamen está pensado para que gane el que de verdad tenga condiciones. Se empieza por ganaderías más asequibles y se va subiendo el nivel en semifinales y en la final. Está pensado para poner a prueba a los novilleros y que lleguen al final los mejores, aquellos que tengan la capacidad de entender a todo tipo de reses y encastes y que puedan ser dignos matadores de toros”.

Criterios de puntuación

El jurado atiende a los criterios de actitud (hasta un máximo de cinco puntos), expresión artística (cinco), espada (dos), por cada oreja (uno) y por cada rabo (uno). En cada novillada y a criterio del jurado se reconocerá el premio al mejor par de banderillas, a la mejor brega y al mejor puyazo. Premios que sumarán de forma automática un punto al marcador del novillero en cuya cuadrilla se encuentre el premiado. Además, habrá 0,5 puntos de penalización por cada aviso que reciba el novillero. La nota final del novillero será la nota media de los dos novilleros, pudiendo obtener una nota máxima de 15. De las tres novilladas clasificatorias, que se celebrarán en Herrera de Pisuerga, Arenas de San Pedro y Lerma, seis de los nueve novilleros pasarán a semifinales para continuar disputando por el puesto del triunfador.