22 2 WEB 1
El incendio se originó por el fuego de un vehículo. / ICAL

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil concluyó en un informe que el incendio que este verano arrasó más de 20.000 hectáreas en la Sierra de Ávila, y que se originó en la localidad de Navalacruz, se descontroló porque el helicóptero tardó 14 minutos en llegar al lugar.

“Existió, visto el tiempo de reacción de la aeronave, posibilidades de que el incendio no hubiera llegado a producirse o su dimensión hubiera sido mínima”, señaló el informe, sobre el que el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Ávila acordó el sobreseimiento provisional de las pesquisas. En todo caso, el juez consideró que “se ha actuado conforme a los protocolos establecidos para cada tipo de incidente, a saber y actuando los medios movilizados con la máxima celeridad que les ha sido posible, teniendo en cuenta su disponibilidad y distancia al lugar de los hechos”.

Añade el juez que “no puede proceder” contra los responsables de Emergencias porque actuaron según los protocolos y, por este motivo, al no haberse podido acreditar la comisión de delitos, se decreta el archivo de la causa, que había sido impulsada por afectados de la zona y sindicatos de bomberos.

El juez también indicó “no se puede culpabilizar al conductor del automóvil siniestrado de la ocurrencia del incendio forestal por el hecho de estacionar el mismo fuera de la vía”, ya que es una maniobra a una “reacción instintiva del conductor, que actuó tal y como establece la normativa al respecto, dejando libre la calzada para el resto de usuarios”.

Apoyo institucional

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, defendió ayer que fue “perfecta” la actuación del Servicio de Emergencias 1-1-2 de Castilla y León en el incendio y le trasladó su “apoyo total” y respaldo por una intervención que, insistió, fue de “toda corrección”. En suma a ello, consideró que “a toro pasado todos sabemos mucho”.

Finalmente, el consejero remarcó que el fuego se propagó por las circunstancias derivadas de una condiciones climáticas “extremas”, así como la difícil orografía del terreno.