La pareja de halcón peregrino Brisa y Viento, que ha anidado en Zamora, será la primera de España que la hembra tiene radio marcaje con GPS
El ayuntamiento esperaba desde 2017 la llegada de halcones, como Brisa y Viento, que reducirán la población de palomas. / Alfonso Rodrigo

Se llama Brisa, tiene tres años y desde La Moraña abulense ha volado hasta uno de los edificios más altos de la ciudad de Zamora para criar, cazar palomas y próximamente convertirse en el primer halcón peregrino de España que cuenta con GPS y cámara en directo en su nido.

La Española de Ornitología (SEO) pretende instalar a finales de verano o inicios del próximo año dos cámaras, una fija en el interior y otra con objetivo móvil en el exterior, de la caja nido que este ejemplar comparte en la cubierta del edificio de los Nuevos Ministerios de Zamora con Viento, un macho de la especie procedente de Villamayor (Salamanca).

Los detalles de la actuación y de cómo la pareja se ha asentado en la ciudad y ha criado esta primavera a sus dos primeros polluelos, bautizados con los nombres de Madrigal y Urraca, los ha ofrecido este viernes el integrante de la Sociedad Zamorana de Ciencias Naturales ‘NaturZamora', Alfonso Rodrigo.

La caja nido y los ejemplares oteando el horizonte desde una viga de hierro situado en lo alto del edificio público pueden observarse a diario desde el parque cercano de León Felipe y la idea es que también puedan verse desde casa a través de una cámara que retransmite de forma continua.

Eso, unido a que sería el primer ejemplar de la especie que además de cámara en su nido tendría GPS, permitiría, por ejemplo, ver donde había cazado una pieza singular que lleva a su nido para alimentar a sus polluelos.

Pero al margen del interés científico, la cría de halcones peregrinos en la ciudad estuvo motivada por otro interés: el deseo del Ayuntamiento de Zamora de reducir la población de palomas y hacerlo mediante un método biológico.

Es como el Consistorio zamorano se puso en contacto en 2017 con ‘NaturZamora', que instaló la caja nido a finales de 2017.

Tras los intentos pasajeros de otros halcones de ocupar la caja nido antes, la paciencia ha tenido su recompensa a finales del pasado invierno, cuando Brisa y Viento se asentaron en lo alto de ese edificio público y la primera semana de marzo comenzaron a copular.

Alfonso Rodrigo ha detallado que Brisa tiene un sistema de radiocontrol alimentado con una pequeña placa solar que lleva entre sus plumas tras participar en un programa de cría en semicautividad en Madrigal de las Altas Torres (Ávila).