El Gobierno define cuatro áreas para afrontar la transición ecológica

La ministra Teresa Ribera especifica que tres se definirán en León y otra en Palencia

44
La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en el Bierzo.
Publicidad

La ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, anunció ayer que su departamento “definirá” cuatro zonas de ayuda en Castilla y León, tres en la provincia de León y una en Palencia, “para afrontar el proceso de una transición justa”.

Las tres zonas de la provincia leonesa englobarán a municipios de las comarcas de El Bierzo, Laciana, Babia, La Robla y Pola de Gordón, mientras que la de Palencia incidirá en Velilla y Guardo, según explicó la ministra, que adelantó que su departamento estudiará el apoyo a los proyectos viables que se planteen en cada espacio.

Tras su visita ayer a Asturias, Ribera presidió ayer en el municipio leonés de Cubillos del Sil una reunión de trabajo sobre los convenios de “transición justa”.

Tras más de dos horas y media de reunión con un centenar de participantes, la ministra destacó que la Ciudad de la Energía (CIUDEN), radicada en El Bierzo, “es un referente fundamental para trabajar sobre el terreno porque la proximidad es clave”.

Avanzó que la CIUDEN volverá a tener un proyecto de almacenamiento energético experimental, aún por definir.

Ribera dijo que entre los meses de mayo y septiembre del año próximo “se definirán los diagnósticos de cada zona y se evaluarán los proyectos generadores de empleo para después sindicatos y ayuntamientos concretar las iniciativas a realizar”.

“Todo ese trabajo llevará seis meses”, señaló la ministra, que quiso dar una especial relevancia a la restauración de escombreras.

Ribera cifro en 76 millones de euros lo que costaría el primer plan de esa recuperación, y advirtió de que solo se cuenta con el 3% de avales disponibles de las empresas, que deberían llegar al 25%.

Por eso, anunció que “se trabajará con la Junta para poder reactivarlo de inmediato porque es un empleo que está llamado a estar cubierto por exmineros”.

La pretensión, según expuso la ministra, es generar un “semillero de actividades” e ir corrigiendo proyectos inviables hasta conseguir nuevas ideas que no solo tienen que estar definidas dentro del sector energético.

De hecho, apostó por activar cuanto antes el sector y citó como ejemplo la atención a mayores e incluso a mineros afectados por silicosis. Un nicho de generación de empleo que expondrá a la Junta “para desarrollarlo cuanto antes”, abundó Ribera.

Cierre de las térmicas

La ministra también se refirió “a la nueva situación que se plantea en la minería con el cierre de las térmicas y qué ocurre más allá”.

“Es necesario exigir un esfuerzo por parte de todos, cada cual en su ámbito de competencias”, apostilló Ribera, que garantizó que se “está trabajando en el contexto europeo para crear un fondo de transición justa o la posibilidad de utilizar los recursos para restauración, que tenían plazo de caducidad para actividad minera”.

Ribera había concretado en Asturias que serán 600 millones de euros, 350 millones más de los previstos de inicio, los que se destinen a la transición justa, con 50 millones para las zonas en las que se cierren centrales de carbón, como sería el caso de Cubillos del Sil, donde en junio de este año se espera el cierre definitivo de la central de Endesa.