El gasto medio por ciudadano en la región asciende a 11.664 euros

La alimentación supone el mayor desembolso anual, seguido del uso del vehículo privado

56
El gasto de los ciudadanos de Castilla y León tiene como principal destino la alimentación. / E.P.
Publicidad

El gasto medio de cada ciudadano de Castilla y León fue en 2018 de 11.664 euros, una cantidad que representa el 0,9% más que en el año anterior, cuando fueron 11.556 euros, según el Instituto Nacional de Estadística.

En el caso de los hogares, con sus distintas tipologías, el gasto medio alcanzó los 26.919 euros, el 0,4 por ciento más que en el año anterior, por lo que en ambos casos, tanto de forma individual como por familias, se observa una moderación en el crecimiento del gasto respecto a años precedentes.

De hecho, en el caso del gasto medio por persona el crecimiento fue del 3,3 por ciento en 2017 en comparación con 2016, mientras que en el caso de los hogares fue del 2,8 por ciento en los mismos años, por lo que se aprecia cierta desaceleración en el consumo.

Con estos datos, el índice de consumo de los castellanoleoneses se encuentra ligeramente por debajo de la media en España, situada en 12.019 euros, por lo que su convergencia con el dato nacional es de 97 sobre 100, con nueve autonomías con gasto superior al de los habitantes de Castilla y León.

Como autonomías con un mayor consumo medio por persona se sitúan País Vasco (14.406 euros), Navarra (14.039 euros), Madrid (14.021 euros) y Cataluña (13.270 euros), mientras que en la circunstancia opuesta se encuentran Extremadura (9.521 euros) y Castilla-La Mancha (10.031 euros).

El gasto de los ciudadanos de Castilla y León tiene como principales destinos la alimentación, ya sea por la vía de la compra de alimentos para su preparación en casa, con hasta 1.672 euros de media al año y una variación del 0,6 por ciento menos que en 2017, o para salir a comer a un restaurante, con 995,98 euros de media y un descenso del 6,5 por ciento respecto al año anterior.

Tras el consumo de alimentos se sitúan como principales destinos el uso del vehículo privado, con 884 euros de media por persona y un incremento del 4,2 por ciento; y la electricidad, con hasta 578 euros por persona y un incremento del 4,1 por ciento respecto al año anterior.

Les siguen la adquisición de vehículos, con 496 euros de media por persona y un incremento del 15,2 por ciento en comparación a 2017, y los 403 euros dedicados al vestido, con una disminución del 5,4 por ciento.