El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (d), acompañado de la Consejera de Empleo, Ana Carlota Amigo (i), preside la reunión del Consejo del Diálogo Social, marcada por las últimas discrepancias entre la Consejería de Empleo e Industria y los agentes sociales, los sindicatos UGT y CCOO y la patronal CECALE. EFE/Nacho Gallego
Publicidad

El Consejo del Diálogo Social de Castilla y León ha encauzado este miércoles sus conversaciones, su preocupación y sus negociaciones al anunciado Plan de Choque contra los efectos de la crisis derivada de la Covid-19, que esperan tener listo en “dos o tres semanas”, según han detallado a Efe representantes de este órgano.

Con las discrepancias aún vigentes sobre la participación de otras organizaciones en el Diálogo Social, la reunión, la primera del actual curso, presidida por el jefe del Ejecutivo autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, ha puesto su mirada “en lo urgente”, aunque los agentes económicos y sociales -UGT, CCOO y la patronal Cecale- han demandado también avances en el resto de mesas negociadoras pendientes, de cara a un 2021 que prevén muy complicado en el ámbito social, laboral y empresarial.

El Plan de Choque por el Empleo articulará una batería de medidas con el objetivo de estimular la actividad productiva y la creación de puestos de trabajo y se sumará a otros recursos aportados por distintos departamentos de al Junta.

Este plan de choque es uno de los compromisos adquiridos por el Gobierno autonómico dentro del Pacto para la Recuperación Económica, el Empleo y la Cohesión Social en Castilla y León, suscrito el 17 de junio por la Junta y cinco fuerzas políticas con representación parlamentaria.

Según ha informado el Ejecutivo autonómico, Fernández Mañueco ha invitado a la patronal y a los sindicatos a compartir sus aportaciones con el reto de construir un plan de choque por el empleo sólido, que sea capaz de dar una respuesta ágil y efectiva a los desafíos que plantea el escenario económico y laboral actual, que es incierto y complejo.

A juicio de Fernández Mañueco, el plan debe dirigirse prioritariamente a los sectores y colectivos que más están sufriendo el impacto de la emergencia sanitaria –tales como la hostelería, el turismo, el comercio o la cultura–, sin olvidar la atención a otras necesidades comunes del tejido productivo y los trabajadores.

En la negociación del Plan del Choque por el Empleo se abordará el estudio y la elaboración de programas de ayudas a empresas –como las planteadas para los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) o para colectivos especialmente vulnerables, como los mayores de 55 años.

También se está planteando la inclusión de líneas de financiación a empresas y el impulso de un plan financiero con medidas para dar liquidez a los sectores más afectados.

Además se ha acordado iniciar la negociación antes de fin de año en cuatro mesas para trabajar en la III Estrategia Integrada de Empleo, dependencia, IV Acuerdo Marco de Competitividad Industrial y para la Transición Justa para el Cambio Climático.

El secretario general de la UGT de Castilla y León, Faustino Temprano, ha reconocido que la reunión del Consejo del Diálogo Social ha supuesto un avance en el Plan de choque por el empleo que tendrá que estar acordado en un plazo de quince días.

Faustino Temprano, en declaraciones a EFE, ha calificado como “positivo” el encuentro puesto que se han limitado plazos para tener el Plan de choque por el empleo.

Aunque no figuraba en el orden del día, en la reunión, según ha informado a EFE el secretario general de la UGT de Castilla y León, se ha hablado de la propuesta de la consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, de crear en el seno del Dialogo Social comisiones especializadas en las que pueda estar presentes otras organizaciones y entidades, a parte de UGT, CCOO, Cecale y la administración autonómica.

Faustino Temprano ha defendido que en el proceso institucional del dialogo social solo puede estar los agentes sociales más representativos, cómo está determinado por Ley, en este caso su sindicato, CCOO y la patronal Cecale.

Sobre esta cuestión, el presidente de la patronal de Castilla y León CECALE, Santiago Aparicio, ha defendido que el “diálogo no es imponer”, sino que “es ceder”, en referencia al intento del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, de “que se encauce” el conflicto existente entre los agentes sociales y la Consejería de Empleo e Industria.

En declaraciones a Efe, el presidente de la patronal Cecale, Santiago Aparicio ha lamentado que la Junta mantenga “sus criterios y su visión” sobre el intento de incorporar a nuevos interlocutores a este foro de agentes sociales, por lo que “habrá que negociar”, pero con la idea de que la ley “ampara” a los sindicatos y la patronal.

También lo ha lamentado el líder de CCOO Castilla y León, Vicente Andrés, quien ha advertido de que el presidente de la Junta esté “distanciado” y trabaje con “distanciamiento” respecto al Diálogo Social, al no intervenir como máximo dirigente del Ejecutivo en la gestión de las discrepancias surgidas con la Consejería de Empleo e Industria.

En declaraciones a Efe, Vicente Andrés ha mostrado “cierta preocupación” ante la posición mantenida por Mañueco, al aludir al gobierno de coalición para remitir a Ciudadanos, con la consejera Ana Carlota Amigo, como competente para acometer con sindicatos y patronal las discrepancias que han surgido en los últimos meses por el intento de incorporar a nuevos interlocutores al Diálogo Social.