Publicidad

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, anunció en el día de ayer que el aplazamiento del pago de los impuestos autonómicos, por la situación generada por la pandemia del coronavirus en la Comunidad, ya ha beneficiado, a 31 de marzo, a 13.500 contribuyentes de Castilla y León por importe de 13,2 millones de euros.

Así lo anunció el consejero de Economía y Hacienda de la Junta durante su comparecencia junto a la consejera de Sanidad, Verónica Casado, para dar cuenta de la evolución del Coronavirus en la Comunidad, donde hasta el día de ayer se registraron 6.847 afectados por el Covid-19.

Durante su intervención, Fernández Carriedo explicó que el principal objetivo en el que está volcado la Junta es luchar contra la pandemia del coronavirus pero hay un “objetivo secundario” y que preocupa a la sociedad y es el mantenimiento del empleo, de la economía y de los puestos de trabajo.

Para ello, ha Junta adoptó diferentes iniciativas con el objetivo de que las empresas de Castilla y León “lleguen a la otra orilla” cuando se supere la situación sanitaria para poder “construir el futuro y avanzar en la recuperación económica” de la Comunidad.

Entre estas medidas se encuentra el aplazamiento del pago de los impuestos autonómicos, lo que beneficiará en la Comunidad a 38.500 contribuyentes con un importe total de 42 millones de euros, una medida que a 31 de marzo ha llegado ya hasta 13.500 contribuyentes.

Otras medidas impulsadas por el Gobierno de Alfonso Fernández Mañueco fueron la puesta en marcha de una línea de dotación de recursos y financiación de las empresas dotada con 100 millones de euros y la movilización de otros 235.000 euros para la red exterior de las empresas de la Comunidad que mantiene mercados en el exterior, con el fin de tener garantizado su aprovisionamiento, según ha explicado el consejero de Economía.