“Ahorrar energía”. Esa es la premisa principal de Smart Energy App, una aplicación en la que trabaja la burgalesa Gema Arnáiz, con la que pretende ayudar a las familias a reducir la factura de la luz. La ingeniera informática trabaja en su desarrollo y optimización desde finales de 2022, cuando ganó el II Desafío Industrial de la aceleradora de proyectos Polo Positivo, y espera contar este invierno con una “primera versión ya funcional”.
“Esta aplicación surgió de casualidad. Cuando sacaron la propuesta desde Polo Positivo la crisis energética no estaba al nivel en el que estamos ahora”, recuerda Arnáiz. Pero, una vez visto el incremento de precios en la factura de la luz debido a la crisis energética, “ha sido un acierto” desarrollar este proyecto.
Smart Energy App es una aplicación que se basa en el cruzado de datos de consumo de los aparatos eléctricos conectados a dispositivos simples, como pueden ser los enchufes (bombillas, calefacción o cualquier otro aparato eléctrico de la industria) con el precio de la electricidad en tiempo real, para permitir así la toma de decisiones de eficiencia energética. De esta forma, a través de la aplicación el usuario puede observar todos los dispositivos que están conectados y qué tipo de consumo están generando.

TARIFAS DE MERCADO REGULADO

“Buscamos la eficiencia energética a lo largo del día, en el mercado regulado. Se sabe con 24 horas de antelación el precio de la electricidad en cada hora del día. Basándonos en esos precios, podemos saber en qué momentos son más económicos y cuando más caras”, explica su creadora. De esta forma, Smart Energy App hace un cálculo de cuándo será más barato encender los aparatos, y a raíz de ello va recogiendo datos. “La idea es que con el tiempo se puedan hacer modelos adaptados a los clientes, para adelantarnos a las necesidades que tiene cada uno y hacer mejores predicciones, tanto de consumo energético como de coste”, añade la ingeniera.
Para desarrollar esta idea, la aplicación se apoya en la tecnología ‘Smart Things’ de Samsung, que le permite la recogida de datos de los dispositivos eléctricos. Esto permite gestionar los datos y establecer una estimación del consumo energético, de forma que el usuario puede decidir las horas que más le convienen para su uso, y así ahorrar en la factura de la luz. Además, la aplicación dispone de una función ‘modo ahorro’ bajo la que es capaz de ordenar el apagado o encendido de dispositivos de forma autónoma.

APLICACIÓN AUTÓNOMA

La aplicación busca la eficiencia energética tanto en pymes como en casas domésticas, aunque, según explica Gema Arnáiz, están todavía buscando la forma de “encajar” la idea a nivel industrial.
La primera versión, “ya funcional”, estará lista para invierno, aunque las primeras semanas serán experimentales, y ello permitirá ir corrigiendo errores. Sin embargo, Arnáiz afirma que desde un primer momento, la aplicación será “totalmente autónoma”, y a futuro les gustaría implementar nuevas funcionalidades.
Su idea es dejar la aplicación “productiva”, de forma que sea independiente y cada persona, a nivel personal, pueda instalarlo en sus dispositivos y hacer uso de ella. Además, estará disponible de forma “totalmente gratuita”. Esto último es posible gracias a Polo Positivo, tal y como recuerda Arnáiz, ya que de no ser por su apoyo al proyecto, no sería una realidad.