cyl nerea WEB
Vista parcial de la ciudad de Segovia desde un globo aerostático./ NEREA LLORENTE

La población joven residente en Castilla y León se distingue por una fuerte dependencia familiar, ya que tan solo el 14,7 por ciento había logrado abandonar el hogar de origen a finales de 2021, la misma proporción que en la primera mitad del año, según los últimos datos del Observatorio de Emancipación, correspondientes al segundo semestre de 2021 y presentado este jueves por el Consejo de la Juventud.

Este estudio muestra la dificultad de los jóvenes para acceder a una vivienda y dejar la casa familiar, aunque en el caso de Castilla y León el componente demográfico adquiere un papel relevante en la definición de las características sociodemográficas de la población joven en la Comunidad.
Para empezar, según el referido informe, porque tan solo el 12,4 por ciento de toda la población residente en la comunidad tenía entre 16 y 29 años, mientras que la media estatal era del 14,6 por ciento.

LA TERCERA EN ‘EMIGRACIÓN’

Este menor peso demográfico de la población joven coincidía con una mayor probabilidad de que una persona joven nacida en la comunidad estuviera residiendo en otras comunidades, aunque en 2021 esta probabilidad no varió de manera significativa.

De hecho, Castilla y León era la tercera comunidad con más personas jóvenes que habían ‘emigrado’ a otros puntos de España.
Un examen más detallado pone de relieve que la mayor parte de esta población nacida en Castilla y León, pero empadronada en otras comunidades, ya había completado estudios superiores.

Todo ello, a pesar de que en seis meses aumentó el empleo entre la población joven, a la par que su tasa de paro disminuía seis puntos porcentuales, hasta el 21,1 por ciento.

 

la comunidad es la tercera de españa con más personas jóvenes que se han desplazado a vivir a otros puntos del país

 

El principal inconveniente era que estas fluctuaciones coyunturales no alteraron su precaria inserción al mundo laboral: el 57,0 por ciento de las personas jóvenes asalariadas tenía contratos temporales y el 16,3 por ciento de todas las que estaban trabajando lo hacía en condiciones de subocupación y ambas cifras superaban la media estatal de las personas de la misma edad.

En palabras de Elena Ruiz Cebrián, presidenta del Consejo de la Juventud de España: “Ha llegado el momento de priorizar a la juventud en la agenda pública, ya que será la que marque el futuro de España y por eso ha llegado la hora de alcanzar una gran Alianza”.

“No podemos seguir esperando respuestas políticas bajo la falsa premisa de que nuestros problemas se resolverán en el futuro, cuando no seamos jóvenes o que dejemos de serlo porque se solucionaron nuestros problemas”, subrayó. n