III Jornada España del Cultivo de Alfalfa
Dueñas y García-Gallardo participaron ayer en la III Jornada del Cultivo de la Alfalfa. / JL Leal

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Gerardo Dueñas, viajará el próximo 14 de febrero a Bruselas, acompañado por otros homólogos de Vox de otras autonomías, para reunirse por cuarta vez con el comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski, con el fin de trasladar las reivindicaciones y exigencias del campo de Castilla y León y pedir la modificación de la Política Agraria Común (PAC), dado que “ahora se abre una ventana de oportunidad para su cambio en los próximos meses con un margen hasta junio”.

El vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo, hizo este anuncio minutos antes de asistir a la III Jornada Española del Cultivo de la Alfalfa, que tiene lugar en el Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid, donde dejó claro que el Gobierno de Castilla y León “es el que mejor está defendiendo los intereses del sector primario a través de una idea coherente y consistente”.

“Queremos aprovechar ese clima social previo a las elecciones europeas para que, de una vez por todas, el comisario de Agricultura y el ministro, Luis Planas, lleve esa reivindicación de flexibilización de la PAC y que así se relajen algunas de las exigencias verdes y se reduzca la burocracia, que está hundiendo al campo de Castilla y León”.

Entre otros asuntos, apuntó que se tratará también la Ley de la Cadena Alimentaria, la cual es una norma nacional, aunque Castilla y León ha sido la autonomía que “mejor está llevando a cabo todo el Observatorio de la Cadena Alimentaria”. Para ello, se ha impulsado y realizado hasta 16 informes sobre la aplicación de la ley en diferentes ámbitos del sector, donde se han llevado hasta 400 inspecciones de contratos, donde hay cerca de una docena de propuestas de sanción, para vigilar que se cumpla la norma, quien apuntó que, en breve, se contará con un decreto de venta de cercanía, que redundará en la vigilancia al respecto.

Recordó que al ministro Planas se le trasladó en el mes de diciembre un documento en el que se explicaban todas las propuestas de acuerdo y consenso que procedían de las organizaciones agrarias de Castilla y León, aunque “hasta ahora no han sido atendidas”.

Por ello, el vicepresidente pidió que se escuche al a quienes se manifiestan, porque sus “reivindicaciones son justas”, a través de una “lucha que tiene que ser la de todos”. “Si ellos no pueden producir, el resto acabará pasando hambre. Se tiene que sentir como la batalla de nuestra generación, porque si no se atiende, se producirá un cambio de era para mal”, aseveró.

“No nos movemos por modas ni por la última hora, sino que llevamos dos años, de manera insistente, defendiendo los intereses del campo de Castilla y León como Gobierno autonómico”, remarcó, al mismo tiempo que reclamó cláusulas espejo para los tratados de libre comercio con el fin de que todos los productos que entran en el mercado europeo cumplan de igual medida los requisitos de los productos nacionales, añadió.

Se trata de una “lucha contra la competencia desleal extranjera de la que ahora algunos empiezan a ver y por fin abren los ojos”. “Cuando hace años hablábamos de los efectos negativos de la Agenda 2030 en el sector primario y en la economía, nos miraban con cierta cara de sorpresa y decían que era un debate etéreo, pero ahora son los propios profesionales los que denuncian esos efectos”.

Explicó que la Agenda 2030 “trata de reducir la capacidad productiva de los países miembros para así favorecer la capacidad productiva de países en desarrollo”.” Nosotros, como Gobierno de Castilla y León, defendemos el bien común y los intereses de la Comunidad, donde el campo es muy importante”.