Dos detenidos por delitos de prostitución y corrupción de menores

Los hechos se desarrollaban en una vivienda particular en la que vivía una menor de edad y los servicios de las chicas se ofertaban en portales de Internet

625
Imagen de la cárcel de Segovia. / nerea llorente
Publicidad

La Policía Nacional ha detenido a dos personas como presuntas autoras de delitos de prostitución, trata de seres humanos y corrupción de menores. En los primeros días del mes de julio, la Policía Nacional comenzó una investigación, tras conocer que en una vivienda particular de Segovia se podría estar ejerciendo la prostitución; y que en ese domicilio podrían vivir menores de edad.

Los servicios de las chicas se ofertaban en portales de Internet y a los clientes se les ofrecía droga.

Las indagaciones realizadas apuntaban a que en esa vivienda de la capital segoviana pudieran encontrarse ejerciendo la prostitución entre seis u ocho mujeres, de distintas nacionalidades, y cuyos servicios eran ofertados en portales de Internet.
Tras las preceptivas comprobaciones, y con los resultados obtenidos en las distintas vigilancias y seguimientos realizados, los hechos fueron puestos en conocimiento de la autoridad judicial y fiscal, el pasado día 16 de octubre. Ese día se detuvo a un hombre y una mujer, de 52 y 37 años de edad respectivamente como presuntos autores de varios delitos.

Los hechos de los que se les considera presuntos autores son: al hombre, delitos relativos a la prostitución, trata de seres humanos con fines de explotación sexual y corrupción de menores de edad; y la mujer, delitos relativos a la prostitución y corrupción de menores de edad. Finalizadas las actuaciones policiales, la autoridad judicial ordenó el ingreso en prisión del hombre.

A la espera de juicio los acusados se enfrentan a unas graves acusaciones y se pueden enfrentar a varios años de cárcel.

Casos similares En el mes de abril se sentó en el banquillo de acusados como principal responsable de una red de tráfico de personas una mujer nacionalidad brasileña que, según la Fiscalía, dirigía la red que traía a España compatriotas suyas para ejercer la prostitución. Contaba para ello en su país con la colaboración de otras dos mujeres que la facilitaban el teléfono de jóvenes en situación precaria e interesadas en venir a España a trabajar. La red las entregaba allí el billete de avión, una reserva de hotel y la denominada ‘bolsa de viaje’, que era dinero en efectivo para mostrar en los controles aduaneros y aparentar así que venían como turistas. La líder de una red de prostitución se enfrentaba a 49 años de cárcel.