Del Olmo no prevé tocar impuestos aunque la recaudación del Gobierno autonómico cayó un 2,3% en 2012

La tasa que más dinero aporta a las arcas autonómicas es el de Sucesiones y Donaciones, que con 131,1 millones (7,3% más) repite como el único que aumenta su aportación.

2

La Junta recaudó 477,7 millones el año pasado por los tributos que gestiona, lo que supone un descenso del 2,3% respecto a 2011, pese a los nuevos impuestos sobre Afección Medio Ambiental y el de Eliminación de Residuos en vertederos, que entraron en vigor el 1 de marzo, aportaron a sus arcas 47,7 millones. La consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, recalcó el papel mitigador en la caída de la recaudación de la Junta de los nuevos tributos, y precisó que sin su aplicación los ingresos fiscales habrían descendido el 12,4%, porque las figuras tributarias tradicionales continuaron acusando la crisis económica y de la construcción. Así entre 2007 y 2012 la recaudación de la Junta se desplomó un 51%.

También avanzó los datos de recaudación del primer trimestre del año, cuando se elevó un 12,93%, porcentaje que descontando los nuevos tributos propios supondría una cifra negativa del 2,26%. «No son unos datos malos y en términos homogéneos digamos que se mantiene», dijo Del Olmo, quien deseó: «Ojalá se estabilice y no caiga más la recaudación».

En este contexto, Del Olmo afirmó: «no tengo pensado tocar ningún impuesto en este momento» y justificó su decisión en que las familias tiene ya una carga impositiva alta y eso no incentiva el consumo. Aseguró que la solución a los problemas recaudatorios no pasa por crear nuevas figuras impositivas o en subir las existentes y razonó que «la única manera de curar esta situación es impulsar la economía y el empleo, porque sin eso no se recauda». Los impuestos que gestiona la Junta representan actualmente algo menos del 5% del Presupuesto regional, cuando en 2007 suponían el 10%.

El Impuesto sobre la Afección Medioambiental causada por determinados aprovechamientos del agua embalsada, por los parques eólicos y por las instalaciones de transporte de energía eléctrica de alta tensión (IAM), logró 42,5 millones de recaudación, y el Impuesto sobre la Eliminación de Residuos en vertederos (IER), 5,22, frente a los 55 y los diez previstos. Conviene recordar que estas cifras corresponden únicamente a tres trimestres. El Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales fue el segundo que más recursos sumó a las arcas autonómicas, 126,9 millones, un 18,5% menos. El primero fue el de Sucesiones y Donaciones, que con 131,1 millones -el 7,3% más- repitió como el único que incrementó su aportación.

En tercer lugar se situó el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados, que agregó otros 81,2 millones, el 27,2% menos, mientras que la recaudación por la Tasa sobre el Juego cayó el 10,2%, hasta los 68,4 millones. Del Olmo expuso que este mal comportamiento respondió a que la venta de vivienda nueva y de segunda mano disminuyó el 20,9 y el 14,3%, respectivamente. Esto tuvo su reflejo en las hipotecas constituidas, que bajaron el 26,8%; y el importe medio también fue el 22,7% inferior, según dijo. Por último, la contribución de las Tasas de la Comunidad fue de 22,3 millones, el 6% inferior.

La consejera destacó que la lucha contra el fraude permitió aflorar 81,7 millones en 2012, un 2% menos, pero «un dato importante», dijo, ya que esa cifra supone el 24% de la recaudación total de los impuestos que gestiona la Junta. Del Olmo concretó que dentro del Plan de Control de la Consejería, en 2012 se realizaron 29.933 actuaciones. El desglose por tipos indica que se efectuaron 29.567 liquidaciones complementarias por 66 millones. De ellas, 8.228 fueron del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, cuantificadas en 36 millones. Ahora bien, el grueso de las liquidaciones complementarias se realizó en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Fueron 21.339, por 30 millones.

Junto a esto, la Dirección General de Tributos levantó 366 actas de inspección por una deuda de 15,7 millones. El tributo que grava las transmisiones patrimoniales y la documentación notarial incrementó su peso y concentró el 61% del total, 222 actas valoradas en 13,4 millones. En segundo lugar se situó el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, con 114 actas por 2,2 millones.

Otro aspecto de la gestión tributaria en el que se detuvo la consejera fue la conflictividad respecto a los tributos cedidos, que «sigue en la misma línea de reducción progresiva que se inició en 2000». Esto se traduce en una disminución de los recursos que se presentan ante la Consejería. Del Olmo también resaltó que la «celeridad en la tramitación de los expedientes es otra prioridad».

Por otra parte, los aplazamientos y fraccionamientos de deudas fiscales experimentaron una disminución del 6,1%, a diferencia de lo que ocurrió los dos años anteriores, en que aumentaron. Cabe recordar que en abril de 2009 se simplificaron y flexibilizaron los requisitos para beneficiarse de esta posibilidad, en atención a la difícil situación económica de muchas familias y empresas. Esto permitió que en 2012 se produjeran 1.747 aplazamientos y fraccionamientos del pago de impuestos de la Junta, lo que supone un descenso del 6,1% respecto a 2011. En coherencia con esto, el importe retrasado o dividido en plazos bajó el 20,6%, hasta los 17 millones.

Hacienda mantuvo el año pasado su política de reducción selectiva de impuestos, que se plasmó en la aplicación de 50 beneficios fiscales tanto en el IRPF como en los tributos que gestiona la Junta. Las reducciones y bonificaciones en los Impuestos sobre Sucesiones y Donaciones y sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados favorecieron a 72.982 ciudadanos, que han accedido a un ahorro potencial de 346,3 millones.

En el caso del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados el colectivo más beneficiado fueron los jóvenes que compraron o hipotecaron su vivienda, que ascendieron a 4.753 por importe de 11,5 millones. 902 eran menores de 36 años a los que se aplicó un tipo reducido por adquirir un hogar en un pueblo, lo que ahorró 4 millones.