Condenado a 15 meses de cárcel por una agresión en fiestas de San Lorenzo

Además deberá indemnizar al herido con 9.000 euros por los gastos, secuelas y daños morales de la agresión y 1.952 por gastos hospitalarios de este hecho sucedido en 2018

415
Verbena de las fiestas de San Lorenzo de 2018./el adelantado
Publicidad

El Juzgado de lo Penal 1 bis de Segovia ha condenado a quince meses de prisión por lesiones a un hombre que golpeó a otro durante la celebración de las fiestas del barrio de San Lorenzo en la capital.

Además, deberá indemnizar al herido, en concepto de responsabilidad civil con 9.000 euros por los gastos, secuelas y daños morales por la agresión y 1.952 por los gastos hospitalarios, acordándose la suspensión de pena de cárcel siempre que el acusado no delinca en dos años y abone la responsabilidad civil.

Según la sentencia, los hechos se produjeron a las tres de la madrugada del 10 de agosto de 2018, cuando el acusado se encontraba en las fiestas del barrio de San Lorenzo y, debido a un empujón involuntario, por la confluencia de gente, propinó a la víctima un fuerte puñetazo que le hizo caer al suelo. Como consecuencia de las heridas, el agredido tuvo que ser operado de la nariz, además de tener que someterse a tratamiento de psicoterapia y reconstrucción dental.

La sentencia se ha dictado tras el acuerdo de conformidad alcanzado entre las partes. La acusación pedía que la indemnización ascendiera a los 12.500 euros, en un primer momento pero finalmente esta se vio reducida hasta los 9.000 euros fijados, más la pena de 15 meses de cárcel, eludibles por no contar con antecedentes penales el acusado.
La sentencia acuerda el fracionamiento de la responsabilidad civil en cuotas mensuales de

200 euros, salvo que el penado tenga capacidad económica, por la que debería abonar al perjudicado el 50% de cualquier ingreso que perciba.

Cuando los hechos sucedieron el agresor tenía los 18 años ya cumplidos y diez días después de cometerse la agresión fue detenido por la Policía gracias al testimonio de barios testigos que le identificaron sin lugar a duda, después de que la familia y amigos del agredido comenzaran en redes sociales una campaña para encontrar a personas que pudieran haber visto al agresor. La magnitud del caso llegó a tal punto que hasta la propia alcaldesa Clara Luquero pidió la colaboración ciudadana para la identificación del agresor.

En primera instancia, el juzgado de guardia de Segovia acordó la puesta en libertad del joven de 18 años mientras se investigaban los hechos de los que se le acusaban, aunque le impuso una orden de alejamiento de 300 metros hacia la víctima.