16 1 WEB 1
García-Gallardo (i) durante la visita que realizó a la central nuclear de Garoña. / ICAL

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo, aseguró en el Valle de Tobalina (Burgos) que, “con voluntad política”, la central nuclear de Santa María de Garoña podría abrirse “como tarde, en 2030”, tras defender que lo idóneo para este grupo parlamentario sería instalar un nuevo reactor en esa misma ubicación, puesto que se podría reaprovechar parte de las instalaciones, así como el cableado de alta tensión ya instalado, lo que supondría un ahorro y una reducción de los plazos de ejecución de la obra civil.

García-Gallardo, quien realizó una visita institucional a la central nuclear de Santa María de Garoña, señaló que “según los expertos” con los que vienen trabajando en las últimas semanas, y “siguiendo un criterio muy conservador”, precisó, “como tarde, en el año 2030 podremos tener dos nuevos reactores SMR (Small Modular Reactor, la tendencia actual) en esta península pequeñita junto al río Ebro en Santa María de Garoña”.

En este sentido, el vicepresidente de la Junta manifestó que la central nuclear de Garoña es “una central nuclear que durante muchos años proporcionó energía limpia abundante y barata a toda España” y que “tuvo un empleo directo e indirecto importantísimo en el Valle de Tobalina”.

Sin embargo, reconoció que “nos enfrentamos en los próximos meses a unos tiempos dificilísimos en los que el precio la luz está disparado y que muchas familias y muchas empresas va a tener dificultades para mantener su vida, en el caso de las familias, y su actividad empresarial, en el caso de las industrias”.

Por ello, recordó que el grupo parlamentario Vox decidió adoptar una “decisión estratégica”, como es encargar un estudio de viabilidad para la reapertura, para la construcción de unos nuevos reactores, para la central nuclear de Santa María de Garoña. Si bien reconoció que “no es fácil” y que “la construcción no va a ser inmediata” dado que requerirá de “estudios económicos, técnicos y de impacto social”.

EJEMPLO DE OTROS PAÍSES

Sin embargo, García-Gallardo apuntó que “también es cierto que tenemos que pensar no en los siguientes meses, no en las siguientes semanas, sino en las próximas generaciones” y aseguró que “lo que es completamente insostenible es que Castilla y León y toda España siga dependiendo energéticamente del exterior, más si cabe, teniendo fuentes de energía locales, como esta central nuclear, y teniendo recursos naturales y mineros como los que tenemos en Castilla y León”.

Según entiende Vox, la reapertura de la central puede resultar viable, algo que ya se está viendo en Suiza, donde el 1 de julio de este mismo año, la Inspección Federal de Seguridad Nuclear del país ha autorizado el reinicio del reactor Beznau 1, el más antiguo del país, que data de 1969 (dos años más que Garoña); en Alemania se está estudiando actualmente prorrogar la vida de las tres centrales nucleares que tienen activas; en Bélgica el 22 de julio se anunció un acuerdo para prorrogar la vida útil de dos centrales nucleares y por último, Japón acaba de anunciar la reapertura de nueve reactores nucleares. “Vamos a fijarnos en seguir el ejemplo de todos los países que están haciendo bien en esta materia y creemos que hasta ahora en España la política energética ha sido un error”, apuntó.

CARRIEDO: «EL RIESGO LO ASUME LA EMPRESA»

“A mí no me corresponde realizar la decisión ni la inversión porque el riesgo lo asume la empresa”, afirmó el consejero de Economía y Hacienda y portavoz, Carlos Fernández Carriedo, en alusión a si le parece rentable la posible reapertura de la central nuclear de Santa María de Garoña, ante la presentación de una proposición no de ley por parte del grupo parlamentario Vox instando a la Junta a que encargue un estudio técnico al Gobierno que valore la reapertura de la planta atómica.

“Tienen que ser los promotores”, afirmó, al tiempo que destacó que “son decisiones que tienen que valorar los que invierten y los que arriesgan” y, por tanto, “quien tiene que examinar la rentabilidad de los proyectos son las empresas. La misión de la Administración Pública es estar ahí y dar trámite a esas propuestas y proyectos que en hipótesis nos pudieran plantear”, agregó.